Llueve, hace frío y Alejandro sigue debajo del puente: “No conseguí ayuda hasta ahora”

25 abril 2019

Llueve, hace frío y Alejandro sigue debajo del puente: “No conseguí ayuda hasta ahora”

Para Destacar

  • A pesar de que su caso fue difundido por VillaMaríaYa! Alejandro aún no consigue ayuda para salir de su situación de calle.

Artículos Relacionados

Llueve, hace frío y Alejandro Conti sigue debajo del puente Juan Bautista Alberdi, la principal vía de comunicación entre ambas Villa María y Villa Nueva. El hombre de 48 años es ayudado por la iglesia Católica y Cáritas, pero no logra salir de su penosa situación de calle.

Alejandro dormía, acompañado de un perro negro y todo mojado, cuando un cronista de VillaMaríaYa! se acercó a hablar con él. Es un hombre lúcido, amable y en aparente buen estado de salud. De manera muy humilde plantea que quiere independizarse. “Tengo familia, pero ellos tienen su derecho de estar con sus hijos, con su marido. Yo quiero depender de mi solo”.

Puedo alquilar

El hombre busca alquilar un pequeño espacio para vivir y progresar. “Tengo una tarjeta donde cobro una pensión de 6 mil pesos, me puedo alquilar un garaje para vender pastelitos, pan caseros, yo se hacer eso”, pero “no conseguí hasta ahora”.

Hay personas particulares que lo ayudaron, pero desde donde debe provenir la colaboración le dieron la espalda hasta el momento. “Me han dado mercadería, la gente me ha ayudado”, pero “en la Municipalidad me dijeron que no me pueden ayudar, porque no soy de acá, pero yo me crié acá. Mi papá era de Villa Nueva, trabajaba acá, vendía helados para Porporato en aquel tiempo”.

A la noche en la iglesia

“Estuve unos días durmiendo en la iglesia, hablé con el padre Pedro”, “a la iglesia voy a dormir de noche, pero durante el día abajo del puente”, explicó resignado, en referencia a la Catedral de la ciudad.

Aunque no llegó lo peor del invierno, está frío para permanecer a la intemperie y para peor “se me mojaron las colchas, las tuve que tirar” afortunadamente “Verónica, la chica que trabaja en Cáritas me brindó estas, de su casa, me las trajo ella”.

“Algunos pibes me trajeron este mate, Verónica me dio ese termo, yerba, azucar, bueno, la biblia es mía”, destacó. Pero “necesito alguien que me alquile una piecita, un garaje, para defenderme yo”.

“Mientras tanto a lo mejor la Municipalidad me de de una mano, si se puede”, sostiene con humildad.

La pobreza duele

La pobreza y la falta de sensibilidad son dolorosas. Nuestra ciudad no está acostumbrada a este tipo de postales, más típicas de las grandes urbes. Alejandro manifiesta tener voluntad de hacer su propio camino y progresar, pero necesita ayuda de quienes disponen de las herramientas por decisión popular y por supuesto de los ciudadanos que quieran colaborar. Al no tener domicilio fijo ni un teléfono, recomendamos acercar esas colaboraciones a la sede de Cáritas, en México 60.

“Soy ciudadano argentino y me he criado acá en Villa María. La gente me conoce. He tenido errores en el pasado, lo comprendo y lo asumo porque tengo mi edad”, concluyó.

Hombre pasó la noche debajo de puente: “Nadie le alquila ni lo ayuda”


Fotos y video: Redacción VillaMaríaYa! 

25 abril 2019