Sociedad |

Los huevos del contador: Juan Pieckenstainer deja los números y nos enseña a hacer huevos de pascua

El contador Juan Pieckenstainer no sólo se dedica a los números y la liquidación de sueldos o impuestos. En sus ratos libres, junto a Evelin Cichetto, su novia, se dedican a hacer huevos de pascua y bombones. Radio Líder Argentina los entrevistó para conocer cómo es el proceso de elaboración y el por qué su dedicación a estas labores.

Juan cuenta que inicialmente estudió cocina en Córdoba Capital. “Trabajé un par de años y luego decidí optar por las ciencias económicas”. Estudió y se graduó en la carrera de contador público en la UNVM, pero en sus momentos libres, como hobbie sigue despuntando el vicio de la cocina.

Bueno bonito y barato

El proceso no es sencillo pero ellos lo describen con facilidad. “Compramos el baño de chocolate, no el chocolate porque es más costoso y no nos reditúa. El baño de chocolate es rico”. “En el cotillón compramos los moldes y traemos de diversos tamaños. Son moldes de plástico, que son algo flexibles y eso permite un poco de mejor movilidad”.

Se pueden hacer huevos de distintos tamaños. “Este año por ejemplo para mi familia le vamos a hacer un huevo de 30 centímetros. Hicimos una tapa y para que tenga resistencia le hicimos triple capa y llegó a pensar 500 gramos”.

“Para hacer eso calentamos agua hasta antes que hierva, a unos 80 grados. Mas caliente se puede deteriorar el chocolate, queda azucarado, no queda brillante o pierde el color”. “El chocolate lo trozamos en partes chiquitas, lo pongo dentro de un bowl de acero inoxidable y lo dejo en baño maría mientras lo voy revolviendo”, explican.

Sacale el molde

“Una vez derretido se pone en el molde que tiene que estar limpio y lustrado con alcohol para quede brillante y el chocolate adapte el brillo que tiene ese molde a la cobertura”. “Lo saco del molde, le saco los excedentes con una espátula y lo llevo a una heladera. Si es una pieza grande conviene el freezer. En un minuto como mucho, lo sacas. Se solidifica y le haces otra capa. Si es un huevo grande van tres capas”.

“Apretando suave con los dedos, se desmolda”, “Las dos mitades se unen con el glaceado, hecho con una clara de huevo y azúcar impalpable, que se hace como un merengue”.

“Se derrite con un poquito de calor ambas tapas, se unen y quedan pegadas. Antes hay que poner los confites, porque no lo pueden abrir más”, aclaran con precisión.

“Una vez cerrado se pone el glaceado para terminar de cerrarlo y se decora con glacé de colores” y se lo envuelve en celofán. Listo, huevos de pascua caseros y al gusto familiar.

Audio: Todos los detalles de la receta de Pieckesteiner para Radio Líder Argentina


Foto: Redacción VillaMaríaYa!

Dejá tu comentario