Destacada Principal | Médico trucho | Martín | COE Río Cuarto

El médico trucho salpicó a funcionarios del COE Río Cuarto

Ignacio Martín, el médico trucho, rompió el silencio y dijo que hay otras 20 personas sin título habilitante que actuaban con el aval del COE Río Cuarto

El médico trucho Ignacio Martín denunció que no era la única persona que llevaba a cabo tareas de atención sin título habilitante. Aseguró que hay otras veinte personas que actuaban como él con el aval de las autoridades del COE Río Cuarto.

A finales del 2020 y principios del 2021, la historia de Ignacio Martín ocupó espacio en los principales medios de la provincia de Córdoba. Fue acusado de ser un médico trucho y de haber presentado documentos falsificados para trabajar en el COE y atender pacientes.

Martín había mantenido silencio hasta este miércoles 31 de agosto, oportunidad en que el joven se consideró culpable por el delito de ejercicio ilegal de la medicina pero presentó su versión de los hechos y aseguró que "tuvo ayuda política" y que debería haber otras personas imputadas que sabían que él realizaba esas actividades.

Martín está detenido hace un año y siete meses y enfrenta los cargos de homicidio por dolo eventual; lesiones graves por dolo eventual; usurpación de título y ejercicio ilegal de la medicina; defraudación calificada reiterada; falsedad ideológica reiterada continuada y defraudación calificada en grado de tentativa.

"Tendría que haber funcionarios públicos imputados. Los responsables que me hicieron llegar acá sabían que yo no estaba habilitado", expresó. Luego contó que se fue de Río Cuarto en diciembre de 2020 porque no quería formar más parte de esa situación.

"Considero que por influencias de funcionarios públicos actué mal y firmé papeles que no tendría que haber firmado. Eso se encuadra en el delito de ejercicio ilegal de la medicina. Pero sería incrédulo decir que lo hice solo", sentenció.

El joven, que no tenía título de médico y estudiaba para ser paramédico, dijo que se acercó al COE para ser voluntario porque quería ayudar. En plena pandemia hacían faltan manos para responder a la demanda de hisopados y atenciones médicas.

En esa instancia, afirmó que presentó la declaración jurada que se solicitaba junto con una copia de su DNI, por lo que las autoridades sanitarias sabían la edad que tenía en ese momento. "Ellos me pusieron en el lugar donde estaba. Sabían que yo no era médico", dijo.

Dijo que comenzó a realizar tareas de atención porque "era el único con predisposición para hacerlo gratis. Ningún médico quería prestar colaboración por riesgo a contagiarse".

"Yo lo hacía de forma voluntaria. Firmé un papel que no tenía que firmar y tras eso me pusieron un montón de imputaciones más", expresó Martín.

Fue sobreseído de la acusación por falsificación y uso de documento público, algo que el joven considera que favorece a la secretaría de salud y a la municipalidad de Río Cuarto así "no quedan expuestos" ya que él no presentó ningún papel trucho

Más Info: Chau barbijos: desde el jueves cesa el uso obligatorio en espacios cerrados

Dejá tu comentario