Destacada Principal | menstruación | mujeres | ley

Por una menstruación libre de residuos

En esta nota te contamos la importancia de tener en cuenta los costos ambientales de los productos para la menstruación de un sólo uso y las alternativas

Los avances en el discurso público sobre el ciclo y específicamente sobre la Ley Integral de Menstruación Sostenible, evidencian la importancia de señalar los costos ambientales de los productos para la regla de un solo uso y la necesidad de ofrecer alternativas.

Según un informe del Instituto Nacional de Mujeres (Inmujeres), en promedio, cada mujer pasa 65 días al año con el flujo sanguíneo menstrual y puede llegar a utilizar en su periodo hasta 20 tampones o toallas desechables. Además, eroga cerca de 36 mil pesos en productos para su menstruación durante su vida reproductiva.

Si bien hasta hace unos pocos años era muy común que, durante el período, se utilizaran toallas sanitarias y tampones, por el bien de todas las personas menstruantes se generó un descubriendo más amigable con el medio ambiente y que además disminuye el gasto a largo plazo de productos de higiene femenina.

La copa menstrual tiene grandes beneficios, ya que al estar hecha de silicón quirúrgico con una duración de hasta 10 años. Los especialistas afirman que este producto evita infecciones vaginales y hace que la mujer tenga mayor conocimiento de cómo es su cuerpo.

diseño (74).png

Según un informe realizado en 2019 por el colectivo Economía Femini(s)ta en el marco de la campaña “MenstruAcción”, las personas que menstrúan destinan el 10 % de sus ingresos a adquirir los elementos necesarios para la gestión del ciclo.

En este sentido, el proyecto de Ley Integral de Menstruación Sostenible abarca dos pilares: la gestión menstrual y la salud menstrual integral. “Cuando los ingresos no alcanzan o hay falta de información, muchas mujeres terminan utilizando elementos que pueden generar infecciones o problemas de salud”, señaló la asesora de la Jefatura de Gabinete, Carmela Moreau, y resaltó que “los productos sustentables y ecológicos son además más económicos”.

¿Cómo utilizar una copa menstrual?

Una vez lavadas las manos, se introduce limpia y plegada en la vagina, los músculos la sostienen y recupera su forma natural; sella al vacío y así retiene la sangre. Ya que las copas se pueden utilizar en cualquier momento del mes, es posible practicar la inserción y extracción para habituarse. Para retirarla, se tira del cabo y se presiona con los dedos la base para romper el vacío y así sacarla.

Dejá tu comentario