Política |

Milagro: Hubo ausencias pero De la Sota reunió a “compañeros” que estaban distanciados

Con citas de Juan Domingo Perón, y del propio José Manuel de la Sota, hace 35 años, al participar como candidato a intendente de Córdoba en una parroquia de la capital provincial, el peronismo recordó al extinto gobernador a un mes de su trágica muerte.

Delasotistas de la primera hora, como el exlegislador, Darío Ranco; peronistas que se fueron a otro partido, como el caso de la exlegisladora Stella Cittadini de Montes y el exconcejal Horacio Domínguez, además de una legión de funcionarios municipales encabezada por el propio intendente, Martín Gill; el oficialismo villamariense evocó la figura de “El Gallego” como símbolo de la unidad,
La misa fue concelebrada por el vicario general del Obispado, presbítero Alberto Bustamante  y el sacerdote párroco de la capilla Cristo Rey, Pedro Fagoaga Franco.

Ana Becerra, exconcejal y funcionaria provincial, fue la que leyó una de las lecturas. La homilia, donde destacó la relación justicialismo-iglesia, la llevó adelante el presbítero Bustamante. Fue impecable, prolija y preparada. Destacó la figura de De la Sota a la que unió con valores peronistas y cristianos.

Hubo quienes se pegan el faltazo y no pasaron desapercibidos. Entre estos el exintendente, Eduardo Accastello, por ejemplo o el exembajador Orlando Sella. Tampoco estuvo la exintendente, y titular del PJ local, Nora Bedano ni intendentes de localidades de la región. También faltaron el ex candidato a intendente, y funcionario de Loteria, Raúl Costa; y el delasotista, Carlos Mainardi. También llamó la atención la ausencia del intendente Natalio Graglia y del ex jefe comunal de Villa Nueva, Marcelo Frossasco.

Bustamante, tomando como base la lectura del día, que habla ” del permanecer”,construyó todo un discurso donde convocó a la unidad para ser Nación, tener techo y alimentos en la mesa.

En una parte de la celebración litúrgica los presentes deben darse un saludo invocando la paz entre ellos. No pasó desapercibido el que protagonizaron Ranco con Gill.

Desde el punto de vista político la celebración litúrgica podría verse como un embrión que generará la unidad en el oficialismo ante un año, como el 2019, donde lo electoral será fuerte.

 

Dejá tu comentario