Destacada Principal | milagro de Los Andes | Sobrevivientes | Los Andes

Aniversario de los sobrevivientes del milagro de Los Andes

El 23 de diciembre de 1972 se conocía "el milagro de Los Andes". Llegaba la noticia de que un grupo de rugbiers uruguayos había sobrevivido a la tragedia.

La historia comenzó el 13 de octubre de 1972 cuando el vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya, donde viajaban 40 pasajeros y cinco tripulantes, tenía como objetivo trasladar al equipo de rugby Old Christians del colegio uruguayo Stella Maris a jugar un partido a Chile.

Cuando sobrevolaban la cordillera de Los Andes, los fuertes vientos desaceleraron la nave. El piloto se desorientó y se desvió de la ruta que tenían planeada.

El avión descendió y se impactó contra el cerro El Sosneado y luego contra el volcán Tinguirica.

Finalmente, se impactó y aterrizaron en una pendiente de los Andes, en el llamado Glaciar de las Lágrimas.

De las 45 ocupantes de la aeronave, 13 fallecieron al momento. A la mañana siguiente murieron ocho más; una semana después una víctima más.

Finalmente, los 16 sobrevivientes comenzaron un calvario que duró 72 días. Las duras condiciones climatológicas, como nevadas y viento, así como la falta de alimento los llevó al límite de sus fuerzas.

Usaron parte del fuselaje del avión como refugio y reunieron todos los materiales posibles para sobrevivir al clima extremo. La falta de ropa adecuada para estas temperaturas era clave. Sin embargo, Roberto Canessa, estudiante de medicina y con tan sólo 19 años, diseñó con el material que disponía abrigos, guantes y calzado.

A comienzos de diciembre, las capas de hielo comenzaron a disminuir y eso les permitió ejecutar un plan arriesgado: ir por ayuda.

Tras 10 días de caminata, en medio de nevadas, Fernando Parrado, Roberto Canessa y Antonio Vizintín, se encontraron con un vaquiano chileno de a caballo quién fue en busca de ayuda.

Finalmente varios helicópteros, guiados por Parrado, se dirigieron hacía el lugar del incidente para el rescate de aquellos jóvenes que sobrevivieron 72 días en condiciones inimaginables para cualquiera: sin alimentos, sin fuego, sin cobijo, en medio de los Andes.

Dejá tu comentario