Destacada Principal | MODA | casa | Comodidad

MODA: La nueva era de la comodidad

Con un vestidor más funcional adaptado al home office y a las necesidades dentro de casa, la moda cambia al ritmo de una rutina diferente

Los stilettos quedaron olvidados en algún rincón del vestidor, con los pantalones de cuero, vestidos de fiesta y trajes de oficina. El aislamiento por el coronavirus cambió la moda y a la vez, nuestra forma de vestir que, puertas adentro, se volvió más cómoda y, fuera de casa, adquirió el tapabocas como protagonista indiscutido.

Además, con el home office se modificaron las necesidades al comprar indumentaria. Se alzó la bandera del jogging, tal como lo llevó a su tapa The New York Times Magazine en agosto, una prenda que se acomodó a la rutina con más diseño y telas confortables.

b9123cf9dbc74c27a1d1dfe09b23c7ee.jpg

"Hoy el canal de visibilidad es Internet y es un recorte muy fragmentado de la apariencia. Tenemos la percepción de nuestro cuerpo por cómo nos vemos en la pantalla -dice Laura Zambrini, profesora titular de sociología de la carrera de Diseño de Indumentaria y Textil de la FADU-UBA e investigadora adjunta del Conicet-. A la vez, cambió la relación del cuerpo vestido frente a la apariencia y cómo nos presentamos a los otros. Nos vestimos para nosotros, pero nuestra mirada está atravesada por la mirada del otro. Todas esas fronteras parecen hoy diluidas".

3716d76698a8180bfce73e16c81ad174.jpg

Dentro de casa, la pantalla de la computadora o el celular es la transmisora de nuestra apariencia recortada: se ve el peinado, la remera o el top. Y el resto, fuera de cámara, solo se adivina, puede ser un pantalón de vestir o un pijama y ojotas. Una realidad que cambia cuando atravesamos la puerta de casa. Ahí surge el fenómeno protector de la ropa, que está sobre lo estético. Ya no importa usar el tapado más lindo o las botas de charol: todo parece infectarse en el contexto de la Covid-19. ¿Para qué usar nuestras prendas preferidas cuando todo lo que debemos evitar es el contagio? Esa ropa que usamos al salir, de vuelta en casa queda también en cuarentena.

47083ba2c139a8e671a36b2f9232f2fd.jpg

Para la Cámara Argentina de la Moda, la pandemia aceleró cambios que se venían gestando: "Una moda desacelerada, prendas de más calidad que, por lo tanto, sean duraderas, que tengan usos múltiples y que sean cómodas y fáciles de cuidar. Los diseñadores tendremos que ofrecer principalmente soluciones para esta nueva normalidad", explica su presidente, el diseñador Francisco Ayala.

598ddcf06b77141def25b0899806657b.jpg

"La comodidad está en agenda desde hace años, por no decir décadas. Desde la tendencia athleisure y el boom de las zapatillas y los yoga pants vemos cómo la idea de comodidad copa el universo del vestir -agrega Najmanovich-. El período de cuarentena sí ayuda a fortalecer y ampliar este concepto, pero esto no quiere decir que, de ahora en más, vayamos a vivir en joggineta. Veremos una nueva comodidad, un reclamo por prendas que no nos restrinjan, que se adapten a nuestro cuerpo, movimiento, estilo de vida".

FUENTE: La Nación

Dejá tu comentario