Destacada Principal | Molinos Fénix | industria | Villa María

Molinos Fénix, modernidad e innovación de una industria de 100 años

Es la segunda empresa a nivel país en molienda de trigo y la harina de Villa María se consume en toda Argentina. La historia de la fábrica emblema de la ciudad tiene su nacimiento en 1917

Molinos Fénix se destaca como una de las industrias más preponderantes del país, segunda en toneladas de molienda de trigo en Argentina, y con una de sus plantas ubicada en el corazón de nuestra ciudad.

La de Villa María es una de las tres plantas que tiene la firma en todo el territorio nacional. La harina que elabora el molino es el ingrediente principal que utiliza la industria de toda la Argentina para producir decenas de productos que se distribuyen para llegar a las casas de los consumidores del país y del exterior.

MOLINO FENIX.jpg

Sobre este valor reflexiona Ariel Gornitz, gerente de la firma. Le cuenta a Villa María Ya! que “de la molienda del trigo obtenida de las plantas deben lograrse productos inocuos que garanticen la máxima seguridad en los alimentos que utilizarán nuestros productos como materia prima”. Para ello, es clave trabajar con procesos estandarizados que garanticen todo el proceso, desde la recepción del trigo hasta el despacho de la harina y de otros productos que se obtienen de la molienda. A la planta ubicada en Villa María se suma lo que se produce en la planta de Laborde y la planta de Salto, provincia de Buenos Aires.

Todo inició en 1889, con el sueño de su fundador, Emilio Werner, un mecánico alemán que llegó al país y compró el primer molino en Casilda, provincia de Santa Fe.

Mucho más que moler harina

El trigo que llega de la región, del norte de Córdoba y de otras regiones del país alimenta el molino de nuestra ciudad. Gornitz destaca que Molinos Fénix siempre está a la vanguardia con los avances tecnológicos para producir más y mejores productos. Es que la industria es mucho más que moler harina. Según explicó, “lo que producen nuestras plantas son harinas bajo especificaciones de los clientes. La idea es satisfacer las necesidades de la industria. No toda la harina sirve para hacer cualquier producto. No es la misma la harina para una galletita dulce, un turrón o una galletita salada. Todo deviene por un proceso de clasificación del gluten, que es la capacidad de la harina de absorber agua. Molinos Fénix produce una mezcla adecuada para la harina objetivo de cada cliente”.

MOLINO FENIX 2.jpg

Las harinas que se producen en Villa María aparecen en alimentos de marcas líderes del mercado, para la producción de galletitas, panes industriales, pastas frescas o secas, sólo por mencionar algunas industrias que utilizan las harinas en sus procesos industriales. Pero también se transforma en otros subproductos destinados para la cuenca láctea local como es el afrechillo de trigo, que es utilizado para alimentar animales en los tambos de la región o es utilizado como materia prima para plantas de balanceado.

En el plano internacional, Bolivia es el principal destino de los productos de Molinos Fénix, pero hay tratativas de exportar a otros mercados extranjeros. “Fénix es una empresa que invierte en tecnología permanentemente. Para lograr obtener productos de calidad debe invertirse en la última tecnología existente”

Mes de la industria: Molino Fénix

La pandemia no los afectó, pero sí los desafió: “Nunca paramos. Hubo mayor consumo porque los alimentos son esenciales”.

De la mano con Villa María

Cuando se instaló en la ciudad, fue el primer lugar de trabajo de muchas familias villamarienses y el motor del desarrollo productivo local y regional. Hoy, más de medio centenar de familias viven y crecen por el trabajo directo e indirecto que genera esta industria.

Molinos Fénix “fue un emblema del crecimiento de la ciudad y apoyó ese avance. Siempre se trabajó con los organismos oficiales en pos de que toda la comunidad se beneficie con el molino”, destacó Gornitz quien confirmó que en el mediano largo plazo el molino se trasladará en su totalidad al Parque Industrial, donde adquirieron ocho hectáreas. Molinos Fénix fue la primera empresa que compró tierras en el parque industrial, en la cual, ha realizado las inversiones para empezar a planificar la construcción de la nueva planta que se instalará en dicho predio. “El enfoque de Fénix es apoyar a la ciudad y seguir creciendo con ella.”.

MOLINO FENIX 1.jpg

El edificio que se erige hoy al costado de la calle Alem es historia pura. Cada ladrillo tiene casi 100 años de vida, incluso cuentan con el logo de Molinos Fénix. Sus instalaciones se conservan casi sin fisuras. Las nuevas estructuras y la última tecnología conviven en armonía con un edificio tradicional, de los primeros tiempos de Villa María, pero con una solidez eficiente.

Así como desde el primer momento la industria fue elegida por los vecinos como el mejor lugar para trabajar y desarrollarse, hoy Molinos Fénix sigue eligiendo a Villa María como el lugar para crecer. La ubicación geográfica y la excelente sintonía con las demás instituciones le permiten seguir desarrollándose. Las apuestas por más inversión se traducen en mejores maquinarias, más empleo, sustentabilidad en el tiempo y ampliación de clientes.

“A los industriales, a sus familias, a los trabajadores, un saludo especial en este mes. Su lucha, incluso en tiempos tan desfavorables, permite que se siga creciendo y desarrollando. El trabajo que todos los que integramos este sector, de los industriales, apostamos a una Argentina en la que todos puedan buscar su destino aquí, y no en otro país”, reflexionó Gornitz.

Dejá tu comentario