Sociedad |

Monseñor Angelelli recuperó su lugar en el paseo de la memoria de la ciudad

Tal lo previsto, en horas de este mediodía se realizó el homenaje a Monseñor Enrique Angelelli, al conmemorarse 40 años de su muerte, cuando se desempeñaba como Obispo en la provincia de La Rioja.

Angelelli fue asesinado el 4 de agosto de 1976, a los pocos meses de instaurada la última dictadura cívico militar, en cercanías de la ciudad de Chamical cuando regresaba a la Capital de la provincia luego de oficiar una misa por el aniquilamiento de dos párrocos  de su diócesis.

Sus matadores intentaron simular un accidente de tránsito, pero casi cuatro décadas más tarde se conoció la verdad y la justicia condenó a los culpables. El  4 de julio de 2014, transcurridos casi 38 años, Luciano Benjamín Menéndez y Luis Fernando Estrella fueron condenados a cadena perpetua por el crimen.

El emotivo acto, realizado en la costanera, en proximidades al “reloj de sol” (Paseo de la memoria) contó con la presencia de familiares directos de Angelelli, sus sobrinas Marilé Coseano Angelelli y Miriam Angelelli; el intendente Martín Gill,  funcionarios del municipio, referentes de la iglesia católica, miembros del arco gremial, entre otros. Uno de los presentes fue el secretario de Salud del municipio, Humberto Jure, ahijado de Angelelli, quien remarcó la profunda amistad existente entre su padre y el sacerdote.

20160809_132607 El monumento descubierto en la oportunidad, que reemplaza al que “desapareció”, y que perpetúa la memoria de Monseñor Angelelli, fue obra del joven artista Sebastián Sanz.

Entre los presentes, usaron de la palabra para evocar la vida del sacerdote cordobés, la médica Miriam Angelleli (sobrina), Luis “Vitin” Baronetto (preso político durante la dictadura), Alberto Bustamante ( Vicario de la Diósesis de Villa María), y el Intendente Martín Gill.

Testimonios:

Mirian Angelelli: Profundamente emocionada, remarcó una frase más que elocuente de Monseñor Angelelli: “No puedo predicar la resignación”.

Martín Gill: El intendente reconoció que volver a tener en el espacio de la memoria de la ciudad la figura de Angelelli es algo que nos debíamos como sociedad. Sobre el prelado destacó que “fue un transgresor, un hombre que amo profundamente a su pueblo”.

Audios: Miriam Angelelli (1) y Martín Gill (2)

Dejá tu comentario