Deportes | mural | Julián Álvarez | Calchín

Mural enorme en homenaje a Julián Álvarez

Calchín, tierra natal de Julián Alvarez, impulsó la realización de un mural donde aparecen los tres jugadores del pueblo que vistieron la celeste y blanca

Además de los carteles en ambos ingresos de Calchín con la leyenda "Calchín, tierra de Julián Álvarez", ahora los vecinos de Calchín, suelo natal del goleador de la selección argentina, hicieron pintar un mural en su homenaje.

La idea surgió desde un par de vecinos y fue avalada por el Concejo Deliberante y el Departamento Ejecutivo.

Así fue como se convocó a Vanina Ibarra, artista de Monte Cristo, quien realizó la obra, destacando la figura del Araña Julián Alvarez, acompañado de Germán Martellotto y José Rolfo, otros dos ex futbolistas de Calchín que vistieron la celeste y blanca.

La autora del mural, Vanina Ibarra se emociona al hablar de "La Araña", no solo por sus goles en la Copa del Mundo, sino también por lo que representa para los jóvenes del interior provincial.

"La idea del mural surgió antes de que comenzara el Mundial, mi idea era regalarle un poco de arte al pueblo", cuenta Vanina con picardía, ya que nunca se imaginó el boom del futbolista en Qatar.

Fue por medio de su pareja, coterráneo de Julián, que le hicieron llegar la propuesta al intendente Claudio Gorgerino.

Cuando nos juntamos con el intendente salió la idea de representar, no solo a ‘La Araña’, sino a otros dos jugadores que vistieron la celeste y blanca. Uno que ya falleció y a otro que vive en el pueblo, explicó Vanina.

Julián Álvarez, el Chivo Rolfo y Tato Martellotto, son los tres futbolistas que dio la tierra de Calchín, departamento Río Segundo, y ahora están juntos en el mural ubicado en la terminal de ómnibus.

«Para mí es muy emocionante estar ahí. Conocer su historia, su escuela, a su abuela. Decir: acá pisó Julián», expresa la muralista.

Vanina, cabulera, dice que hasta el momento no se ha sacado fotos con la familia de Julián: «estoy esperando hasta el domingo».

“como artista he pintado murales en todos lados, pero esta emoción es indescriptible. Ver a los nenes con sus remeras, a toda la gente tan orgullosa que va y se saca fotos, es emocionante», contó la joven.

Según la artista de Monte Cristo hacer este mural representó un gran reto para ella: «Pienso que una mujer esté representando algo de fútbol es importante. Además, si hablamos de que no hay tantas mujeres que hagan murales y que se puedan dedicar de lleno al arte, por eso para mí fue un gran desafío».

Entre los viajes de su ciudad a Calchín y su trabajo como docente le sacó tiempo al tiempo para poder terminarlo, aunque según su ojo, «le faltan algunos detalles».

El mural que tuvo sus primeros trazos el viernes 18 de noviembre tiene una extensión de 3 metros de alto y 15 de ancho aproximadamente, y llevó unos 35 litros de pintura.

Más información en el Villa María YA: La empresa busca a este abuelo para regalarle un televisor

Dejá tu comentario