Destacada Principal | nieta | abusada | abuela

Hace casi 2 años que no ve a su nieta, posiblemente abusada

Su nieta, una niña de 6 años, habría sido abusada por su padrastro, quien terminó en la cárcel. Desde ese momento, a principios del 2020, no vio más a la nena.

"Mi peregrinación por tribunales empieza en el 2016. En ese momento mi abogado inició una causa civil a mi ex nuera por impedimento de contacto con mi nieta; hicimos audiencias, acuerdos, ella no se presentaba, y los acuerdos que logramos que se firmaran jamás se cumplieron", cuenta la abuela.

"Después, mi ex nuera empieza a convivir con esta persona (refiriéndose al presunto abusador), y dos anónimos denunciaron a la policía que mi nieta sufría abusos; lo habían presentido en una fiesta". "Le mandaron una notificación a mi hijo (el padre biológico) en marzo de 2019 para que se presentara en tribunales porque su hija podría haber sido abusada". La denuncia anónima fue hecha en febrero de 2019.

La abuela cuenta que se enteró off the record que se le realizó un ADN al presunto abusador y coincidió con el ADN encontrado en la ropa interior de la niña. "Recién después de un año, en enero de 2020, lo detuvieron. Mi nieta en todo ese año siguió conviviendo con él, con su presunto abusador, cuando yo me cansé de pedir la guarda hasta que se establezca el caso, y ni siquiera pude verla hasta el día de la fecha".

También pidió una pericia psiquiátrica para la madre. Sospecha que ella encubrió a su pareja ya que presentó pruebas tarde, cuando podría haberlo hecho antes. "Sinceramente en ese tiempo no caía con lo que había pasado". Sabe que su ex nuera visita al presunto abusador en la cárcel, pero no sabe si llevan a su nieta a las visitas. "En la familia de mi ex nuera van todos a la cárcel a verlo".

"Ella vivía en una casa en barrio Los Olmos muy complicada, que tuvo varios allanamientos por droga y por robo", cuenta la señora que argumentó ante tribunales a la hora de pedir la custodia, pero nunca la escucharon. "Después se mudó a barrio Industrial con el presunto abusador, y fue peor".

"En Secretaría Letrada hace meses ya que no me atienden; antes por lo menos me atendían y me mentían en la cara, pero ahora ya ni eso. Ayer me llamaron y me pidieron que fuera. Yo lo que pido, porque tengo derecho, es hablar con el secretario o con el juez Arnaudo. También pedí hablar con mi abogado, porque todavía no lo conozco, y no tengo respuesta sobre eso".

"La vimos por última vez en enero de 2020. Yo más o menos cada 15 o 20 días voy a tribunales; fui la semana pasada, me atendió el fiscal y me dijo que ya habían presentado todos los papeles para iniciar el juicio; se calcula que va a empezar el mes que viene".

La abuela cuenta que solo la escucharon en el Polo de la Mujer, donde hicieron lo que pudieron, y el fiscal René Bosio, que es "el único que le atiende el teléfono cuando llama". Según ella, ni en tribunales, ni el juez, ni la secretaria letrada, atendieron a los argumentos de su reclamo, lo que derivó en que la niña de 6 años tuviera que convivir un año con su presunto abusador, y que todavía viva con la familia que lo protege sin poder ver a su abuela paterna ni a su padre biológico.

Dejá tu comentario