Gremiales |

No hay bancos abiertos y ya hay cajeros automáticos sin un mango

Es total la inactividad bancaria en Villa María al adherir, al ciento por ciento, los empleados a la medida de fuerza, por 24 horas, dispuesta por la Asociación Bancaria.

La casi totalidad de las sucursales (públicas como privadas, una docena) tienen sus puertas cerradas con carteles alusivos a la medida de fuerza que consiste en una asamblea permanente en el lugar de trabajo.

La medida tiene como “coletazo” que no habrá recarga de dinero en cajeros automáticos por lo que, en las próximas horas, quedarán todos fuera de servicio en un momento en donde tanto el Estado como empresas privadas han puesto a disposición de sus empleados los salarios.

Los bancarios reclaman un aumento salarial cuyo porcentaje no es compartido por los empresarios del sector. Conclusión: quienes pagan los platos rotos de la fiesta son quienes utilizan el sistema (clientes) a quienes golpea directamente la medida de fuerza.

Obviamente que el paro afecta el clering bancario, al venta de moneda extranjera y el pago de servicios y prestamos.

 

Dejá tu comentario