Destacada Principal | odontólogo | mujer | trabajo

Más denuncias contra "el odontólogo estafador"

Luego de la publicación donde una mujer denunciaba al odontólogo Cattanese por cobrarle un trabajo y no terminarlo, más personas se sumaron al reclamo.

"Quiero extender la denuncia contra el odontólogo Cattanese, y la cueva financiera que representa ese centro de estética dental. Mi abogado tiene toda la documentación necesaria por todos los hechos aberrantes a los que fui sometido por este teóricamente profesional, que manda mensajes de audio discriminativos, amenazantes e injuriantes", aseguró un adulto mayor que se comunicó con este medio.

Por su parte, otra mujer dejó estas palabras: "A mi tía la estafaron con $200 mil pesos en un tratamiento también, que lo cobraron por adelantado; ella ya inició juicio para ambos".

"A medida que iba pasando el tiempo, nunca llegaba la prótesis... no daba la cara, no atendía! Y así pasaron 2 años, mi tía le hizo juicio y le embargó los autos, pero todavía está con todo eso", comentó.

El caso disparador: le cobró el trabajo y no se lo terminó

Erica Correa es una vecina de nuestra ciudad que se contactó con Villa María Ya! para denunciar a un odontólogo de una presunta estafa. La mujer planteó que le cobró una importante suma de dinero y, tras un año de idas y vueltas, nunca le habría terminado el trabajo prometido.

Según narró la mujer a este medio, el odontólogo apuntado es Gastón Catannese, quien trabaja en Catannese y Kern, ubicada sobre calle Belgrano.

"Hace un año me dirigí al consultorio y en el tratamiento hizo lo que quiso con mi boca, me sacó dos pernos y yo sigo con dientes provisorios, postizos, cuando en realidad yo fui a hacerme unos implantes, unas carillas. Al final eso nunca llegó", acusó Correa.

En el lapso de un año, Correa describió que el odontólogo le retiró los pernos, le puso dientes provisorios, luego postizos "pegados a los otros dientes, que no podía ni hablar porque me molestaban" y finalmente se los retiró, la volvió a intervenir y quedó con dientes postizos. En el medio hubo muchos momentos en los que tuvo que esperar a que cicatrizaran las heridas, y así se pasaron 12 meses.

Según el relato de Correa, en el último tiempo ya no le respondían el teléfono y decidió acudir a la Defensoría del Pueblo: "Cuando conté lo que me pasó me dijeron que esta persona ya tenía denuncias previas. No soy la primera a la que le hacen esto. Me estafaron", criticó enojada.

Dejá tu comentario