Destacada Principal | personas | Policía | barrio

Descontrol: más de 700 personas en distintas clandestinas

Anoche, la policía desactivó una fiesta clandestina de 300 personas, dos de 150, una de 100, y otras de menor tamaño.

Anoche, la policía no dio abasto con la cantidad de fiestas clandestinas que se desarrollaron en la ciudad. Según informaron desde la Departamental, se desactivaron 7 reuniones no permitidas cuyos participantes en total suman más de 700 personas.

Algunas fueron de pequeñas proporciones: por ejemplo, en un complejo del barrio Lamadrid, la policía desactivó una reunión de 6 personas y otra de cuatro, notificando a los propietarios (una mujer de 20 años y un hombre de 23 años respectivamente) por infracción al art. 205.

Más tarde, la cosa se puso gorda. En primer lugar, en barrio San Martín, la policía dispersó a 150 personas que se encontraban reunidas en un terreno baldío, no pudiendo identificar a nadie ya que todos escaparon sin dejar rastro.

Luego, en barrio Los Olmos, otras 150 personas se encontraban en un domicilio particular. Otra vez, con la llegada de la policía todos huyeron, incluyendo los propietarios, por lo que los agentes tampoco lograron identificar ni notificar a nadie.

En Villa Albertina fue donde se desarrolló la fiesta de mayores proporciones, ya que contaba con alrededor de 300 participantes. Una vez más, cuando llegó la policía, todos huyeron; pero un automóvil intentó escabullirse entre los patrulleros a alta velocidad y quedó atrapado entre ellos, por lo que se notificó a los dos jóvenes de 19 años que abordaban el vehículo y se secuestró el rodado, un Ford Fiesta Kinetic.

En las Playas, fueron dos las reuniones desmanteladas. Una pequeña, con 15 participantes y donde se notificó a la propietaria del domicilio, una mujer de 40 años. Pero otra, de aproximadamente 100 personas, terminó con la aprehensión por "desobediencia a la autoridad" del organizador/propietario, un hombre de 23 años, ya que en un primer momento todos huyeron del lugar, pero luego la policía volvió y la fiesta había renacido.

Dejá tu comentario