Destacada Principal | personas | San Francisco | Federal

Un pastor fue imputado por trata de personas

Luego de que se apelara la decisión del juez Roque Rebak de dictar la falta de mérito en la causa, finalmente la Cámara Federal dio la razón a la jurisdicción de San Francisco por trata de personas.

Un hecho de trata de personas se conoció en la justica federal de San Francisco, el cual involucra a una comunidad religiosa. El mismo fue investigado por la fiscal federal de Villa María y subrogando en San Francisco, María Schianni, quien en diálogo con Villa María YA! explicó los detalles de la causa.

"La investigación concretamente se trata de una secta que captaba a personas con fines religiosos, pero que luego las explotaba laboralmente en el rubo de la panadería", manifestó la fiscal. Por otra parte, indicó que la organización había captado varias victimas, las cuales fueron rescatadas, mientras que el pastor involucrado como líder del hecho junto a su esposa y otras personas pertenecientes a la comunidad religiosa, fueron detenidos.

Sin embargo, Schianni indicó: "Se trata de víctimas especiales, porque no se perciben como taleS, debido al nivel de despersonalización que aplicaron sobre ellos, es por esto que son proclives a querer favorecer a su líder". A raíz de esto el juez federal Roque Rebak dictó la falta de mérito de la causa, ya que consideró que había dudas sobre si el hecho había existió y si habían participado los acusados.

Por su parte, la Fiscalía de San Francisco junto a la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX), apelaron dicha decisión judicial y fue así que la Cámara Federal revocó la falta de méritos porque consideró que las pruebas obtenidas durante la investigación daban cuenta de una situación de trata, en el marco de un grupo religioso con características de secta, con un líder que era Elías Arguello.

A su vez, la Cámara Federal acreditó que los ingresos de líder provenían fundamentalmente de la panificadora donde trabajaban las víctimas, como así también de la venta de viandas con comida saludable, de la cual también se encargaban las mismas personas.

"Las condiciones de precariedad en las cuales vivían las víctimas no coincidían con la cantidad de horas que trabajaban, ya que los sueldos percibidos eran nulos o inexistentes. No obstante, los lideres tenían autos de alta gama, vivían en country, muebles de lujo, viajaban al exterior, lo cual indicaba que había una situación de aprovechamiento de la vulnerabilidad de las victimas para conseguir un redito económico", afirmó Schianni.

Finalmente explicó que la Cámara analizó los testimonios a través de profesionales, y el principal acusado se encuentra actualmente en libertad debido a que se considera que no hay ningún indicio de que pueda entorpecer o haya entorpecido en este tiempo la investigación del hecho.

Dejá tu comentario