Destacada Principal | pibas | aborto | salud

Aborto: 162 pibas abortaron acompañadas por las socorristas

Las socorristas de Villa María manifestaron que en el 2020, 162 pibas realizaron una interrupción voluntaria del embarazo acompañadas por el colectivo

La cuenta Instagram de las socorristas locales, brindó información sobre la cantidad de abortos que realizaron en la ciudad con su compañía y acompañamiento. Según manifestaron desde @MalaJuntaVm 162 pibas de la ciudad decidieron interrumpir su embarazo con el sostén del colectivo.

Junto a la publicación, Mala Junta, dio información sobre como actuar de forma legal en estas situaciones: "¿Sabías que en los Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS) te deben garantizar la Interrupción Legal del Embarazo (ILE)? Si no lo hacen, podes denunciar al 0800-222-3444"

El grupo de socorristas, deriva de una organización de mujeres activistas que ofrece acompañamiento a quienes deciden abortar y no tienen más opción que hacerlo en la clandestinidad, por lo tanto, le ofrecen acompañamiento para que sea lo más seguro posible.

El acceso a los abortos legales en Argentina

Pese a su marco legal, la realidad en Argentina se acerca mucho a la de los contextos legales en que el aborto está totalmente prohibido

A lo largo de los años, la práctica del aborto legal ha sido sistemáticamente inaccesible para miles de mujeres, adolescentes y niñas que habitan la Argentina, violando sus derechos humanos a la privacidad, salud, de ser libre de trato cruel, inhumano y degradante y de no ser sujeta a discriminación, y en algunos casos, hasta el derecho a la vida.

Otro de los efectos de la penalización es la validación de un mercado que moviliza alrededor de mil millones de pesos al año por abortos clandestinos.

A pesar de que la legislación penal prevé supuestos de abortos legales, que la Corte Suprema ha reconocido un derecho al aborto en dichos casos y que el Ministerio de Salud recomienda prácticas medicamentosas de aborto, en la Argentina no existen medicamentos abortivos reconocidos formalmente por la autoridad sanitaria, si bien el misoprostol está recomendado por el referido protocolo de aborto no punible del Ministerio de Salud de la nación y en diversas sentencias judiciales.

En efecto, en Argentina no se encuentra autorizada la producción y comercialización de mifepristona, que es uno de los medicamentos recomendados primordialmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la práctica de aborto. En cambio sí se produce y comercializa misoprostol, que es la droga recomendada cuando la mifepristona no está disponible.

Cabe señalar que ambos son considerados “medicamentos esenciales” por la OMS por ser baratos, seguros, culturalmente aceptados para abortar de manera segura de manera ambulatoria en el primer trimestre de embarazo y con seguimiento médico en etapas posteriores.

El misoprostol en la Argentina es producido y comercializado por un único laboratorio (Laboratorios Beta, de capital nacional) en combinación con dicoflenac sódico, bajo el nombre de Oxaprost.

El Oxaprost se encuentra aprobado por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) para usos gástricos exclusivamente, no reconociendo sus usos obstétricos y previendo modalidades de expendio sumamente restrictivas, que dificultan su acceso.

El laboratorio, que goza del monopolio de producción y comercialización, abusa de su posición dominante e impone precios exorbitantes.

Dejá tu comentario