Destacada Principal | precarización | Cristobal de la cruz | pandemia

Denuncian a Cristobal de la Cruz por precarización laboral

Una trabajadora denunció a Cristobal de la Cruz por maltratos y precarización. Dijo que, durante la pandemia, muchos fueron obligados a renunciar

Una extrabajadora del reconocido bar y restaurante Cristobal de la Cruz, denunció a sus dueños por los innumerables hechos de maltrato, la precarización laboral y los malos pagos que se dieron especialmente durante la pandemia.

La joven de 34 años acudió a la redacción de Villa María Ya con la denuncia en mano para contar lo que ha vivido desde que ingresó hace tres años, pero que se profundizó en el último tiempo: precarización y maltrato.

Los apuntados son los dueños del reconocido local ubicado en Entre Ríos y 9 de Julio, Mario Argüelles y Carolina Guelfi.

Los últimos malos tiempos

La mujer contó, casi entre lágrimas, que sufre de depresión y no le alcanza la plata para vivir pese a los dos emprendimientos que encaró en el último tiempo. Es que, conforme llegó la pandemia, los dueños de Cristobal de la Cruz decidieron no pagar más los salarios como correspondía, aunque eso nunca ocurrió desde que empezó porque estuvo un año en negro y sólo en blanco media jornada pese a que llegaba a trabajar entre 11 y 13 horas por día.

Según contó la joven, los dueños pagaron sólo parte del sueldo de abril, no le pagaron mayo y retrasaron hasta junio el pedido del ATP, la ayuda del gobierno para que las empresas paguen.

"Hubo un mes que sólo nos pagaron cinco mil pesos y en ese monto estaba incluida la comida", dijo la mujer, quien recordó que siempre los obligaron a pagarse cualquier cosa que consumían, pese a que les correspondía un horario de descanso con comida incluida ya que hacían extensas jornadas de hasta 13 horas.

Miedo, suspensiones y más precarización

"Todos tienen miedo por eso nadie denuncia. Con la pandemia nos obligaron a renunciar. Nos dijeron que buscáramos otros trabajos porque nosotros no éramos responsabilidad de ellos", dijo enojada.

Finalmente, con la peor época de la pandemia los suspendieron, pero sin hacerlos firmar nada y sin pagarles el porcentaje del sueldo que les correspondía por esta situación que estaban viviendo, relató.

Ante la consulta, señaló que el gremio de los gastronómicos nunca actuó a la altura de las circunstancias: "No hacen nada, parece que estuvieran entongados con los dueños de los restaurantes. No te ayudan, no me escucharon", criticó.

Por todo lo vivido, a la joven le diagnosticaron depresión, sus deudas crecen y pese al esfuerzo que pone en los emprendimientos, la situación económica es compleja para toda la sociedad.

"Esta gente explotan a sus empleados. Me da bronca que ni siquiera nos daban nada de comer. Para hacer caridad con los comedores, que lo necesitan y está bien, allí aparecen, pero con sus propios trabajadores el trato es casi inhumano", enfatizó.

Dejá tu comentario