Judiciales |

Precarizado despedido de la Municipalidad denuncia a Gill ante INADI

Una denuncia en el INADI (Instituto Nacional Contra la Discriminación) contra el intendente, Martín Gill, y un juicio laboral millonario a la Municipalidad, luego de haber trabajado 11 años precarizado, bajo la modalidad de contratado, presentará esta semana Sebastián Mauricio Borghi.

Trabajaba como contratado desde el 2007, en Patrimonio Histórico,  y en los últimos meses, fue quien dio la alerta de lo sucedido con el museo antártico Augusto César Lisignoli cuyas piezas desempolvó y donde salió a luz que, el nuevo prócer del peronismo villamariense (adquirió tal categoría después de su muerte, meses atrás) Rubén Ruedi; fue quien habría acabado con el museo en cuestión, único en su tipo en Córdoba, durante su gestión como director de Cultura, en la administración de Nora Bedano.
Pero además Borghi es un activo participante del PRO y cree que por esa condición le sacaron tarjeta roja y es por ello es que presenta ante el INADI la denuncia contra el jefe comunal quien tomó la decisión de “sacarlo de pista” de la Municipalidad donde no ejercía actividad proselitista alguna.

Hasta el propio legislador, Darío Capitani, le requirió al titular del Ejecutivo que revea la decisión adoptada. Cree que es injusta y que, además, generará una demanda millonaria que, dentro de un par de años, cuando concluya el juicio en la Cámara Laboral de Villa María, tendrán que pagar los vecinos.

Hasta el momento todo indica que desde el ex Palace Hotel la decisión adoptada no se revisará por lo que habría quedo firme. Habrá que ver como impacta ante esa determinación la denuncia en el INADI contra Gill lo que, seguramente, ante la opinión pública, no lo dejará bien parado.

Un dato no menor. Uno de las cartas fuertes que tiene el ahora desocupado es el apoyo del dirigente municipal, Jesús Chirino, quien públicamente censuró la actitud adoptada desde el Ejecutivo para con Sebastián Borghi.

Dejá tu comentario