Destacada Principal | prisión | sacerdote | religiosas

12 años de prisión a un sacerdote que abusó de religiosas

Se trata del sacerdote Manuel Fernando Pascual responsable de los abusos sexuales cometidos contra dos religiosas que integraban la congregación a su cargo.

El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N°3 condenó el pasado jueves a doce años de prisión al sacerdote Manuel Fernando Pascual por ser el responsable de los abusos sexuales cometidos contra dos religiosas que integraban la congregación que tenía a su cargo.

La decisión de condenar al sacerdote fue tomada por los jueces Gustavo Valle y Gustavo Rofrano mientras que magistrado Gabriel Vega votó en disidencia. Los fundamentos de la sentencia se conocerán el próximo 27 de marzo de 2023.

"En el veredicto, los jueces consideraron a Pascual como autor de los delitos de “abuso sexual gravemente ultrajante y con acceso carnal perpetrado de manera continuada” entre los años 2012 y 2016 y “abuso sexual gravemente ultrajante perpetrado de manera continuada” entre los años 2014 a 2016”. En ambos casos, se trata de abusos agravados por haber sido ejecutados por un ministro de un culto reconocido. Ambas víctimas fueron querellantes en la causa", indicaron desde fiscales.gob.ar.

Además, ordenaron que, una vez que la sentencia quede firme, se disponga la obtención y extracción del perfil genético del condenado para que sea remitido al Banco de Datos Genéticos, de acuerdo a la Ley N°26.879, que creó el Registro Nacional de Datos Genéticos vinculados a Delitos contra la Integridad Sexual.

"Estos abusos no solo fueron evidentemente sexuales, sino también de poder y de conciencia, al violentar primero su condición de mujer y también lo más profundo de su vocación y fe bajo una obligada pero desvirtuada obediencia a su guía espiritual, según él, en el método del amor”, aseguró en su alegato el fiscal Madrea.

La acusación

El alegato de la fiscalía, coincidió con lo planteado por la querella, señalando que Pascual cometió distintos hechos de abuso sexual con acceso carnal contra dos religiosas de la Congregación San José en un contexto de "manipulación coactiva, intimidación y abuso de poder, agravados por su condición de sacerdote".

El representante del Ministerio Público Fiscal consideró probado que el sacerdote, desde su rol de confesor y guía espiritual, se aprovechó de las distintas vulnerabilidades de las personas bajo su dirección y formación, para someterlas a diversas formas de violencia sexual.

Dichos abusos se extendieron a lo largo del tiempo, y ocurrían durante charlas formativas, espirituales y confesionales, e incluso en medio de distintos sacramentos. Los hechos ocurrieron entre 2014 y 2016 en uno de los casos, y entre 2012 y 2016 en el otro, dentro de la comunidad de las Hermanas de San José, ubicada en Ernesto Bavio al 2800.

Las mujeres también denunciaron situaciones de violencia sexual ocurridas en un lugar denominado “La Ermita”, un campo en capitán Sarmiento donde se realizaban retiros espirituales y misas oficiados por el imputado.

Más de una decena de religiosas confesaron haber sido abusadas

Más de una decena de religiosas que relataron, en numerosas audiencias del debate, hechos de abusos sufridos por ellas muy similares, algunos de los cuales se remontan incluso a finales de la década de 1980. "La mayoría eran mujeres de otras congregaciones, que aún son religiosas, y otras que debieron dejar su vocación “atosigadas” por estos abusos: todas se mostraron afectadas durante muchos años de silencio y mal vistas por el ámbito eclesiástico cuando pudieron ir contar lo que les había pasado", resaltó la página oficial.

Dejá tu comentario