Policiales |

Problemas de familia: Hermanas se dijeron de todo y una terminó presa

“Como dice el Gaucho Martín Fierro: “Los hermanos sean unidos, porque esa es la ley primera. Tengan unión verdadera en cualquier tiempo que sea, porque si entre ellos pelean los devoran los de afuera”.

Pareciera ser que esa máxima que escribió José Hernández dos hermanas no la practican ya que una de ellas, por la denuncia de la otra, terminó presa e imputada del delito de desobediencia a la autoridad.

Tal fue el momento en que una de las hermanas (la Departamental Policial no difundió las identidades de estas), en su domicilio de Manuel Ocampo al 1800, convocó a efectivos policiales por que su hermana, quien posee una orden de restricción, se había hecho presente agrediéndola verbalmente. En términos criollos la insultó de arriba a abajo. Como dice la popular “fue una cloaca” en cuanto a conceptos que le propinó.

Si bien no se saben los motivos que originaron las diferencias irreconciliables entre las hermanas, una de 35 (la agredida) y, la otra de 30, deben ser por cierto muy fuertes para mantener el conflicto a pesar de que este ya llegó hasta la Justicia.

Tras descargar una catarata de epítetos a su hermana la mujer dejó la casa de Manuel Ocampo para ser interceptada, por la Policía, a un par de cuadras de allí. Precisamente en Lamadrid y Las Heras. Obviamente que se sorprendió y no lo podía creer. La llevaron a la sede policial y de allí fue alojada en la alcaidia policial de barrio San Justo para que se calme.

 

Dejá tu comentario