Sociedad |

Quería viajar a Córdoba con su pequeño perro y la dejaron a pie

La señorita (calzas negras, botas y pullover color claro, cuya identidad desconocemos) tenía un perro tan chico que lo guardaba dentro de su cartera- negra y con tachas- debajo del brazo. Color marrón claro, el cachorro de pocos meses. Intentó viajar a Córdoba en el interno 3904, de las 15.10 de hoy de la empresa General Urquiza. El agenciero le vendió el pasaje en 150 pesos y  le dio a entender que podía viajar en el micro con el animal (que siempre durmió y que se acobijaba con el calor de su dueña). Llegó la unidad y dos hombres ( de tonada rosarina) estaban a carWP_20160611_002[1] go de la misma. La joven pasajera explicó que llevaba el pequeño animal y que nada pasaría. En el micro viajaban pocas personas. El guarda (de mal tono y sin nada de cortesía) le dijo “con el perro no te llevo. No podes viajar”. “Mire -insistió la chica- me dijeron que sí y me extendieron el pasaje”. El guarda, sin anestesia, le respondió. “Devolvelo y que te restituyan el dinero”.  A la ahora frustrada pasajera se le vino la noche. Insistió pero no logró hacerlo cambiar de postura al hombre que le dijo: “Mirá la única forma que viaje el perro es en una jaula y en el depósito de las maletas. Está prohibido que pasajeros trasladen animales”.

La mujer insistió y al ver que no lograba convencer al guarda decidió quedarse y pedirle que la acompañara a que le devolvieran el dinero. El hombre (que en un primer momento se resistió a tal petición) finalmente aceptó. Ambos se fueron para la ventanilla. Regresó el guarda y su compañero (el chófer) cerró las puertas del micro y que luego se marchó. La jovencita prefirió quedarse con su animal en los brazos.  Sucedió esta tarde, en una Terminal sucia y con solo unos pocos vecinos que aguardaban para viajar.

Dejá tu comentario