Judiciales |

Reclusos estafadores condenados por falsos premios

Tres reclusos de la cárcel de Villa María fueron condenados por ser una banda (trabajaban desde sus propias celdas) que le hacían creer a la gente que se habían ganado un auto cero kilómetro. Otras 8 personas, que desde afuera de la prisión le daban la apoyatura, fueron todas condenadas.

En el marco de un juicio abreviado el juez de la Cámara 8 del Crimen de Córdoba, Marcelo Jaime, condenó a los miembros de una banda que desde la Cárcel de Villa María  estafó durante meses a particulares, de distintos puntos del país, haciéndoles creer que habían ganado un auto.

Los reclusos, desde la cárcel, iniciaban la estafa de premios “virtuales” a través de llamados telefónicos en los que los “beneficiados”creían que tenían que enviar dinero para pagar gastos administrativos, patentamiento y seguro para recibir el vehículo.

 

El resto de los acusados eran personas que “desde afuera” ayudaban a que esos montos (girados a través de transferencias Western Unión o una cuenta del Banco Nación) fueran monetizados por la banda.

Los condenados son los reclusos Roberto Carlos Arnaudo, Marcelo Ramón Fernández y Pablo Alejandro Maldonado; los presuntos “cobradores”, en su mayoría mujeres, Micaela Bini Rosales, María Soledad Ceballos, Camila Shirley Mónaco, Cristian Diego Palacios, Jesica Gisela Presidente, Melisa Yohana Presidente; además de Federico Leandro Otaiza y Jorge Alberto Sanduey, quienes también contribuían a la maniobra de rescate del dinero mal habido.

Todos fueron condenados por los delitos de “asociación ilícita” y “estafa reiterada”.

En la banda el que cumplió un rol fundamental fue Federico Otaiza, dueño de un Pago Fácil, quien también se dedicaba a la venta y reparación de celulares. El recaudaba los giros efectuados por las víctimas de las estafas y proveía a los presos de los aparatos y chips con los cuales hablaban para estafar.

A Arnaudo le impusieron una pena de 6 años de prisión y pena unificada de ocho años y medios de prisión, con declaración de reincidencia; a Fernández, 6 años de prisión y una pena unificada de siete años de prisión, con declaración de reincidencia; a Otaiza, cuatro años y medio; a Palacios, tres años y medio de prisión, con reincidencia; Maldonado, tres años y ocho meses y pena unificada de cinco años, con reincidencia.

Entre las mujeres, las penas fueron: Bini Rosales, tres años de ejecución condicional; Ceballos, tres años y medios de ejecución efectiva, pero domiciliaria; a Mónaco, Melisa y Yesica Presidente, tres años y dos meses de prisión (para Melisa, cuando la sentencia quede firme, la prisión será efectiva, mientras que para las otras dos, será domiciliaria).

Finalmente,  Jorge Sanduey le impusieron tres años y dos meses de prisión efectiva.

Dejá tu comentario