Recorrido peñero con precios diversos: Diferencias entre las peñas y los patios de comida, uno bastante “saladito”

Jockey Club

A diferencia de otros años, existe cierta dispersión de precios en los productos gastronómicos que ofrecen las peñas y los patios de comida. Si bien las dos peñas acordaron los valores, entre patios de comida y otros espacios gastronómicos no hubo acuerdo y se fijaron valores diferentes.

En la peña de Los Soñadores y de la Agrupación Folclórica Villa María los valores son idénticos por lo que compiten por calidad y el nivel de los espectáculos. El locro $100, la docena de empanadas $140 y $50 el choripán. En bebidas los valores alcanzan los $70 para una gaseosa de litro y medio, $80 la cerveza y $100 el fernet.

La Cantina

Las mayores variaciones se dan entre los patios de comida. Conocedores de que el negocio está en el volúmen de ventas, el Jockey Club presenta los valores más bajos en la mayoría de los productos. $90 el locro, $140 las 12 empanadas y $40 el choripán. La gaseosa cuesta $50, $70 la cerveza y $100 el fernet.

Los precios del patio de comidas La Cantina, prácticamente coincide con las peñas, aunque su oferta es más amplia y se puede ahorrar un poco si se opta por algunas promociones que incluyen bebida y postre.

Patio de la Cooperadora del Hospital

Una oferta novedosa se encuentra en el espacio creado por la Cooperadora del Hospital Pasteur, porque además de la oferta gastronómica la atracción es el karaoke instalado bajo la carpa que cubre el lugar. Los precios de la comida coinciden con los de las peñas, salvo por las empanadas que tienen igual valor por unidad pero alcanzan los $80 la media docena y $150 las doce. En cambio la gaseosa es más barata que en los demás espacios al fijar su valor en $40. En el resto de los rubros empata con Los Soñadores y la Agrupación, con el valor añadido que al consumir aquí se colabora con la construcción del albergue para familiares de personas internadas en el Hospital.

Vale decir que uno de los patios de comidas recibió muchos reclamos durante el sábado y domingo, al menos, por la cantidad de sal que tenía el locro. Muchos devolvían sus porciones y hasta un comprador en la cola dijo que la noche anterior su hermano había sido internado con un pico de hipertensión.

Otras opciones a explorar son las que ofrecen los clásicos carribar o los modernos y vistosos Food Trucks, con una gran variedad de precios y menúes.


Fotos: Redacción VillaMaríaYa!

Dejá tu comentario