Destacada Principal | robo | moto | Vidente

Robo de película, vidente, enojos, críticas e investigación

Lo que parecía el robo normal de una moto en la localidad de Alicia, se transformó casi en una película de acción. La historia incluye hasta un vidente.

Alicia y San Jorge fueron las localidades protagonistas de esta historia en donde María Celeste, cuenta la epopeya que vivió su familia para recuperar la moto de Ramiro, tras su robo, el valor de un padre, con fuertes críticas al accionar policial, al intendente local y con el ladrón como protagonista, en un final que nadie se hubiera imaginado, y que incluye los datos de un vidente.

Celeste, comienza su relato contando que Ramiro, es el dueño de la moto que fue robada el pasado fin de semana largo siendo la madrugada del lunes. Ramiro, estaba en un bar al cual ingreso con sus amigos por 15 minutos, y cuando sale, la moto ya no estaba más.

"Al principio pensó que era una broma de sus amigos, pero después ya entraron a buscar y la moto había desaparecido", expresa Celeste. Continúa relatando, que Ramiro llama a su papá, realiza la denuncia y que Ella, junto al papá de Ramiro, y, en conjunto de los amigos de él, salen a "patrullar" en distintas camionetas por el pueblo para ver si podían localizar la moto robada.

Toda esta búsqueda, sucedió en horas de la madrugada del lunes. Celeste cuenta que por un momento pensaron que la moto podría haber sido llevada a algún campo de las localidades de la zona cargada en alguna camioneta, ya que a la moto sin la llave, era imposible arrancarla. La femenina continúa relatando que ampliaron la búsqueda viajando hasta San Antonio, de ahí pasaron por Cintra, sin ver nada, se vuelven y retoman ruta hacia la localidad de El Fortín, sin obtener ningún resultado.

Celeste, cuenta que al frente del bar de donde fue extraída la moto, hay una casa particular con cámaras, pero que no lograron ver nada allí. "Ahí es cuando Juan Cruz (entiéndase el padre de Ramiro), recurre al intendente, para pedirle si podían revisar las cámaras de seguridad del pueblo, el intendente escucha el audio, pero nunca le responde. De ahí ya uno empieza con bronca, porque acá no es como una ciudad que pasan siempre estas cosas, acá es un pueblo y suceden muy de vez en cuando. Entonces cuando suceden que se pongan las pilas y se solidaricen con la gente a la que le pasa", expresó.

La femenina, continúa relatando, que deciden publicar una foto de la moto ofreciendo $25.000 de recompensa a quien ayude a encontrarla. Obviamente, la foto se viralizó por todos lados. Celeste cuenta que Juan Cruz, tiene mucha gente conocida, debido a que viajó por todos lados a varios motoencuentros y que eso fue de gran ayuda. Debido a esto, Celeste ya en modo de anécdota, cuenta que les empezaron a llegar capturas de pantalla de una vidente diciéndoles que recorran "tal calle, en tal dirección" a lo que ellos, ante la desesperación de encontrarla van y en ese trayecto, se cruzan con la policía y los uniformados les preguntan que hacían allí en esa zona rural, a lo que ellos responden que habían ido por los datos de la vidente.

A todo esto, llega el día jueves y tienen datos más precisos de donde estaba la moto, que aquí, Celeste agradece a dos personas que fueron las que les dieron los datos certeros de donde estaba el rodado. "La moto está acá en San Jorge, la tiene fulano, la saca de noche", relata Celeste, agregando, que decide llamar a la policía de San Jorge para decirles que la moto estaba allí, los mismos le responden que necesitan la jurisdicción de la policía de Alicia para poder actuar, a lo que ella llama a los uniformados de su pueblo para comunicarles esto y ellos le responden que no debía haber hecho eso.

Celeste continua relatando que, Juan Cruz vuelve del trabajo y le dice que va a ir a San Jorge a buscar la moto con su empleado. Aproximadamente, a las 20.30hs se van desde Alicia, hasta San Jorge, "llegan y empiezan a dar vueltas a dar vueltas, tipo 2, 3 de la mañana se cruzan la moto que se encontraba estacionada en una placita, para estar seguros, vuelven a pasar y lo afirman. Tenia el tablero, el caño de escape y otras cosas cambiadas. Juan Cruz y su empleado, deciden ir a la comisaria a decirles que manden un móvil que la moto esta allí. A lo que obtuvo como respuesta, que no podían enviarlo porque tenían un solo móvil".

"Juan Cruz vuelve a Alicia, se va a la policía, les lleva todos los datos de la persona que tenia la moto, dirección, la localidad donde estaba, el nombre y el apellido y les dijo que la moto estaba en San Jorge dando vueltas. Por eso es nuestra indignación, porque Juan Cruz realizó toda la investigación", dice Celeste.

"Luego de todo esto, el Viernes a la noche, Juan Cruz se va a Las Varillas a comer un asado para despedir el año, y le llega otro mensaje diciéndole; cuidado que la persona que tiene la moto se está dando cuenta", en este relato, Celeste destaca que la persona que realizó el robo, lo conocía a Juan Cruz, pero que no vivía ni en Alicia ni en San Jorge, porque es de esas personas que por trabajo esta dos o tres meses en distintos lugares.

Continúa contando que le informan que a la moto se la van a llevar a Frontera, a lo que Juan Cruz vuelve a ir a la seccional policial y les dice que si se llegan a llevar la moto a Frontera, no la encuentra más. Y como contestación obtuvo que no podía hacer nada hasta el día sábado que tuvieran una orden de allanamiento.

"Nuevamente, Juan Cruz se va con su empleado al camino de tierra por donde, supuestamente le habían informado, iba a pasar la moto. El viernes a la madrugada, para sábado, hubo tormenta entonces no podían pasar por el camino de tierra. Entonces deciden salir a las 4 de la mañana a ese camino, y ven a la moto. La manejaba el mismo sujeto, acompañado de una chica, reconocen la camioneta de Juan Cruz, y se meten en un barrio al que le dicen "la fabelita" en San Jorge, a lo que Juan Cruz decide no ingresar porque no sabía con que se podía encontrar".

Finalmente, cansado de seguir buscando y buscando, sin respuesta de la policía, Juan Cruz, le dice a su hijo Ramiro, "vamos a jugarnos la última carta. Le voy a escribir a la madre y a la hermana de la persona que robó la moto; (recordemos que Juan Cruz conoce a este sujeto); a lo que obtiene como respuesta que hacía dos o tres días que no lo veía al hermano, entonces, opta por escribirle al chico que robó la moto. Diciéndole que le devuelva la moto, que su hijo se la ganó trabajando, que se ponga una mano en el corazón, que piense que él también tiene hijos, que la policía lo está buscando, etc. Y obtiene como respuesta: "perdón, yo no sabía que la moto era tuya, ya te la voy a devolver", y quiso hacerle el verso de que él la había comprado pero nosotros sabíamos que no la había comprado, que fue él quien la robo. Entre idas y vueltas, el sujeto autor del robo, le escribe a Juan Cruz: "la moto te la dejo en una garita entre El Trébol y María Susana, a mano derecha costeando el alambrado entre los yuyos" y a los 15 minutos le pone: "ya encontraste la moto, te pido por favor que me levantes la denuncia". y así fue como encontraron la moto, entonces, cuando dan el parte de prensa, para mi fue una tomada de pelo, porque nadie se movió. Yo entiendo que los tiempos de la justicia no son los mismos, pero simplemente era pararlo esa vez en la placita, y pedirle los papeles de la moto, entonces no es que no podían hacer nada, hasta no tener una orden". finalizó relatando Celeste, en una historia en donde recurriendo a la conciencia del ladrón, obtuvieron nuevamente la moto.

FUENTE: VarillasYa.com

Temas

Dejá tu comentario