Destacada Principal | Robot | Instituto Balseiro | agua

Crearon un robot que puede caminar sobre el agua

Un joven de Río Tercero es ingeniero mecánico egresado del Instituto Balseiro y participó del desarrollo de un micro robot que camina sobre el agua.

Un ingeniero mecánico egresado del Instituto Balseiro, participó en el desarrollo de un micro robot del tamaño de un pequeño insecto. El joven riotercerense Franco Piñán Basualdo tiene 26 años y en el año 2017 se recibió de ingeniero mecánico en el Instituto Balseiro. Actualmente se encuentra cursando el tercer año del doctorado en esta temática. Sus logros académicos le permitieron formar parte del equipo de profesionales de física e ingeniería de la Universidad Libre de Bruselas (ULB por sus siglas en inglés), de Bélgica y del Instituto FEMTON-ST de Francia que presentaron un micro robot.

Este micro robot es considerado una innovación en el campo de la miniaturización de piezas electrónicas, como un modo de avanzar en la microfabricación de piezas de computadoras, celulares y otros dispositivos tecnológicos.

Los resultados obtenidos por el equipo interdisciplinario de profesionales fue publicado en la revista Sciencie Robotics.

La interfaz agua-aire hasta este momento había sido poco explotada. El joven riotercerense participó en la creación de un robot tan pequeño que puede “caminar” sobre el agua, y mide 5x5x10 milímetros.

El nombre del proyecto es ThermoBot y consiste en una plataforma que utiliza un láser infrarrojo para manipular objetos microscópicos que están en la superficie del agua.

“La novedad de nuestro desarrollo es la aplicación de un fenómeno asociado a la micro robótica. La tensión superficial es una propiedad de las interfases entre fluidos, como entre el agua y el aire, que provoca que la misma se comporte de manera similar a una membrana elástica, permitiendo por ejemplo, a algunos caminar sobre la misma”, explicó el joven ingeniero mecánico. El proyecto apunta a utilizar la tensión micro robótica a través del efecto termo capilar, también conocido como “efecto Marangoni”.

Dejá tu comentario