Destacada Principal | San Francisco | allanamientos | ciudad

En la cárcel de San Francisco funcionaba un "call center"

Varios allanamientos que se llevaron a cabo en la jornada de ayer martes, uno de ellos en el Servicio Penitenciario de San Francisco.

Luego de una ardua investigación, efectivos de la División Investigaciones de la Departamental San Justo le pusieron fin a una banda de estafadores que operaban desde el interior del Establecimiento Penal Nº 7 de San Francisco, con un saldo de tres personas detenidas -que operaban desde el exterior y eran los encargados de retirar el dinero de las cuentas bancarias- y cinco internos implicados en la maniobra.

Las estafas se cometían por teléfono, realizaban llamadas ofreciendo premios y a cambio solicitaban los números de cuentas desde las cuáles extraían los fondos desviándolos hacia otras cuentas.

En la mañana de este martes, desde las 7, con órdenes de allanamiento extendidas por el juez de Control de San Francisco, Daniel Balbo León, a raíz del requerimiento efectuado por el juez de Garantías en lo Penal Nº 7 de la ciudad de Pergamino, César Solazzi, efectivos de la División Investigaciones de nuestra ciudad con la colaboración del Grupo Especial Eter y de la Delegación Departamental Investigaciones de la ciudad bonaerense de Colón, se realizaron de manera simultánea al menos tres allanamientos en distintos sectores de barrio Parque de nuestra ciudad y varias celdas del Establecimiento Penitenciario Nº 7.

En el primero de los allanamientos efectuados en calle San Francisco de Asís 1034 se detuvo a una mujer de 23 años que habría sido identificada como Ana Paula Quevedo. En el lugar se secuestraron un celular Samsung J4 y tres chips de telefonía celular de la empresa "Claro".

El segundo allanamiento se concretó en calle Ituzaingó 842, donde se detuvo a una mujer de 53 años a la que se identificó como Mónica Alejandra Urquía. Allí fueron secuestrados dos teléfonos celulares Samsung A 10, las sumas de $ 29.140, 1.500 dólares, un chip prepago de la empresa "Personal", tickets de cajeros y anotaciones de movimientos bancarios.

En el tercer allanamiento realizado en calle Masjoan Garay 1531 se detuvo a Jorge Ariel Funes (38) y se incautaron un celular marca Samsung J 7, $ 30.000 y tarjetas de cobro.

Carátula de la causa

Según pudo conocer nuestro diario, la causa esta caratulada como: "Estafa y Asociación Ilícita", y en la misma están mencionadas las tres personas que fueron detenidas en los allanamientos y los cinco internos que se encuentran en la cárcel de San Francisco.

Todos han sido puestos a disposición de la Justicia de la ciudad bonaerense de Pergamino.

En la cárcel

En la continuidad de los allanamientos, los efectivos de la División Investigaciones entregaron al alcalde mayor Julio Villalba, director del Establecimiento Penitenciario Nº 7, las órdenes de allanamiento para el interior del establecimiento penitenciario.

Debido a la situación de aislamiento originada por la pandemia de covid-19, el director del establecimiento carcelario solicitó autorización a la Justicia para que los allanamientos de las celdas fueron realizadas por personal del Servicio Penitenciario que presta servicios en el lugar, y así se llevo a cabo, allanando las celdas en donde se encuentran alojados Marcelo Octavio Artaza, Marcelo Alejandro Artaza, Leandro Ezequiel Artaza, Lautaro Matías Walker y Fabricio José Terragni.

El jefe policial Rantica se refirió a los allanamientos

El titular de la Departamental San Justo, comisario mayor Mauricio Rantica, confirmó, que los allanamientos realizados este martes obedecen a una investigación que nació en la provincia de Buenos Aires. "Se trabajó en conjunto con personal de Investigaciones de la ciudad de Colón, provincia de Buenos Aires, siempre siguiendo directivas del juez de Pergamino, César Solazzi. Debo destacar el trabajo de nuestro personal porque el delito que se investigó es realmente muy difícil debido al 'modus operandi' que tienen los estafadores", señaló.

Rantica aseguró además que las estafas telefónicas se realizaban desde el interior de la cárcel local. "Los internos encargados de realizar las llamadas contaban con la complicidad de personas que se encontraban en libertad, quienes eran los encargados de facilitar las cuentas y retirar después el dinero", dijo el jefe policial e indicó además que la mayoría de las víctimas tienen domicilio en las ciudades bonaerenses de Pergamino y Colón.

FUENTE: VarillasYa.com

Dejá tu comentario