Destacada Principal | se casa | amor | Susana

Se casa a los 67 y en plena pandemia

Hace nueve años que Susana enviudó y ahora se casa con Ángel, su "segundo gran amor de la vida". Afirma que aún le parece "increíble" lo sucedido.

Es la historia de Susana Actis, una cordobesa de 67 años que quedó viuda hace 9 años y hoy la pandemia la encuentra con un nuevo amor, Ángel, con quien se casa hoy viernes. Hace unos meses, él le confesó que Dios había tocado su corazón y la había dejado de ver como amiga.

Pero para entender la sustancia completa de esta historia atípica hay que retrotraerse en el tiempo, hasta la década del '80. Hace 40 años, Susana se mudó con su esposo a la ciudad cordobesa de Hernando, ubicada en el sureste de la provincia y a 53 kilómetros de Villa María. En ese entonces, el matrimonio se decidió por una conversión a la religión evangélica.

“Ángel era el pastor en la ciudad de Oliva y nuestra comunidad evangélica dependía de él. Allí fue que nos conocimos. Con el tiempo, mi matrimonio y el suyo con su difunta esposa tendieron una gran amistad”, contó Susana en dialogo con La Voz del Interior.

La primera esposa de Ángel fue la guía espiritual de Susana. Y su marido fue uno de los grandes amigos que el novio pudo atesorar a lo largo de su vida. Sin embargo, en 1994 las familias se distanciaron porque Susana y su primer esposo se mudaron a la ciudad de Córdoba.

“Los hijos se habían casado y otros estudiaban. En el medio, superé dos tumores de mama, uno de los cuales requirió de una mastectomía. Y los hijos crecieron, algunos emigraron a otros países y siempre presentí que me iba a volver a casar”, recupera Susana sobre sus propias vivencias.

Amor compañero

Susana, afirma que aún le parece “increíble” lo sucedido. Puesto que, ella ya es jubilada como profesora de Economía, decidió mudarse de su departamento de Nueva Córdoba, en la zona céntrica de la Capital.

“Buscaba un lugar más calmo y con parque, donde pudiera dedicarme a mis plantas. Me mudé a la localidad de Pampayasta. Allí me surgió una duda bíblica y le escribí a Ángel a través de las redes sociales”, dice todavía sin adelantar detalles.

“Le dije a Ángel que había perdido su número y él me llamó. Tras 25 años, y ambos viudos, retomamos nuestro vínculo. Las charlas amistosas se fueron repitiendo cada vez más, hasta que él se me declaró”, explica Susana.

Ángel le dijo que había dejado de verla como una amiga. Susana recuerda que ese día charlaron hasta las 3 de la mañana. “Es tan grande la emoción, el amor. Es sentimiento puro y ninguno de los dos pensaba que se iba a volver a enamorar”, confiesa, a pesar de que reconoce que había comenzado a ver a Ángel con otros ojos.

La boda

Por sus firmes creencias religiosas, ambos decidieron casarse lo más pronto posible. Hablaron con los hijos respectivos y nadie presentó oposición. Por el contrario, Susana comentó que recibieron la noticia con gusto.

"Nos vamos a casar por civil y a las 12.30 vamos a transmitir la ceremonia a través de YouTube, así la familia puede compartir y ser parte. Tras esta consumación, vamos a mudarnos a vivir juntos, primero a Pampayasta y luego a Oliva”, afirmó Susana.

Hasta que su voz se despide, se puede notar el chisperío adolescente que produce el enamoramiento en una persona. Y si bien la cuarentena por la pandemia de coronavirus les ha impedido verse con frecuencia, ellos se contactan todos los días.

“A la mañana me llama ni bien me despierto, al mediodía almorzamos por Zoom y luego tomamos mate y cenamos por ese mismo medio. Lo que estamos viviendo es una obra de Dios”, considera Susana.

Dejá tu comentario