¿Se queda o da el salto? Nerviosismo y ansiedad en el entorno de Gill

Muchos se alegraron. Se alegraron de verdad por la propuesta presidencial, pero no faltan los que andan con dolor de estómago y temerosos recorren los pasillos del Palacio Municipal, pensando en su suerte.

Martín “Principito” Gill está madurando la decisión. ¿Se queda en la intendencia o se va para Obras Públicas de la Nación?. El único dueño de la pelota guarda silencio y el partido parece detenido, aunque recién acaba de empezar el segundo tiempo.

Nerviosos, ansiosos, temerosos, algunos funcionarios le quieren espiar las cartas, adivinar la jugada. Gastan suela en los pasillos y toman café con cualquiera que les adivine el futuro. La decisión develará algunas verdades y puede depositar a varios en lo más alto de la gestión política nacional, o en el sillón de su casa.

Como en el ajedrez algunos intentan anticipar la jugada y especulan con quienes podrían beneficiarse si “Principito” Gill da el salto, incluso calculan quienes preparan valijas para acompañarlo. Otros maldicen su suerte y no haberse acercado lo suficiente a los posibles herederos del poder. En la tensa espera bastan algunas miradas para entender de qué lado puede quedar cada uno, aunque no está dicha la última palabra.

Pueden ser 180 días, puede ser un año, o puede ser que sea necesario llamar a elecciones nuevamente. No se sabe, pero algunos están contratando sastre para medirse el traje, y alguno que otro, por las dudas, está completando el curriculum.

Gill en momentos decisivos: Alberto Fernández le propuso ocupar la Secretaría de Obras Públicas

Gill a la “selección de Alberto”: El presidente quiere a los mejores en esta transición


Foto: 65ymás

Dejá tu comentario