Un parche y un alivio: El juez suspendió las ejecuciones de los planes de ahorro

22 agosto 2019

Un parche y un alivio: El juez suspendió las ejecuciones de los planes de ahorro

Para Destacar

  • El juez que entiende en la causa dictó una medida cautelar para aliviar la situación de los deudores, mientras se resuelve la cuestión de fondo.

Artículos Relacionados

Los damnificados por los planes de ahorro lograron un alivio momentáneo. El juez que interviene en la causa ordenó una medida cautelar para los que se encuentran en dificultades con la empresa Fiat e impide que la misma defina valores arbitrarios y ejecute los vehículos que no tienen la cuota al día.

Ejecuciones suspendidas

Si bien se trata de un parche esta medida cautelar trae alivio a los autoconvocados, que se presentaron a la justicia de Córdoba Capital para intentar suspender 231 ejecuciones prendarias.

La resolución del juez impone que las ejecuciones en disputa quedan suspendidas y por ende no les pueden secuestrar los autos. Además define que es necesario hacer un nuevo cálculo para las cuotas basado en la última cuota que el comprador pudo pagar. Es decir que si un damnificado pudo pagar por última vez en enero o febrero se tomará el valor de ese mes para las cuotas restantes, hasta que se defina la situación.

Nuevos interrogantes

Con esto surgen nuevos interrogantes, ya que esa última cuota podría incluir importes como intereses, multas o ítems similares, que no deberían ser parte del cálculo. Los abogados se encuentran ahora tratando de aclarar eso.

Quienes se encuentran con la cuota al día también se beneficiaron ya que el juez puso un techo a la arbitrariedad de la empresa en la definición del valor del vehículo. La empresa no puede poner el valor que se le ocurra sino que debe guiarse por una tabla que define el Registro Nacional de la Propiedad Automotor. El problema que surge allí es que algunos de los vehículos contratados ya no se fabrican más.

La trampa

La medida cautelar llega en un momento clave, previo a las elecciones. Muchos ya perdieron su vehículo y se sienten estafados. Las empresas se excusan y sostienen que no son responsables de ésto, sino las financieras que prestan el dinero. La trampa radica en que el precio final del vehículo es fijada arbitrariamente por la empresa casi al doble de su valor. Si uno va con el dinero en la mano a comprar lo consigue por mucho menos, pero las cuotas se definen en función del valor sin descuento.

Estas cuotas resultan impagables, por lo que es posible que haya novedades en el mismo sentido en relación a otros compradores y otras empresas en las próximas semanas.

Audio: Informe de Aníbal Galetto para Radio Líder Argentina


Foto: La Voz 

22 agosto 2019