Destacada Principal | Unitarismo | AMBA | Fernández

Unitarismo rancio (República del AMBA)

Alberto Fernández dio a conocer el miércoles, un breve discurso en el que informó las nuevas restricciones que se aplicarán ¿En todo el país? No. ¿Unitarismo?

En su último día de convalecencia por el Covid-19 que lo atacó, pese a las dos dosis de vacuna Sputnik V que se había aplicado en su momento, el presidente Alberto Fernández dio a conocer en la noche del miércoles, un breve discurso grabado, en el que informó de las nuevas restricciones que se aplicarán desde la cero hora del viernes y hasta el 30 de abril. ¿En todo el país? No. ¿Unitarismo?

Solo ordenó esas medidas para la "República del AMBA", para su terruño, la ciudad de Buenos Aires, y para el conurbano bonaerense. ¿Y el resto? El resto queda a criterio de los gobernadores e intendentes.

Está claro que un Presidente puede tomar medidas puntuales para una región del país. Si hay una inundación en el corazón de la provincia de Santa Fe o de Córdoba, no es necesario que se obligue a Formosa o Santa Cruz que se protejan del agua. Pero en esta oportunidad, Fernández dejó en claro que el único interés de su agenda o de su espacio político o de la agenda que termina ejecutando y de la que no está muy convencido, solo apunta al 40 por ciento de los votos que residente en CABA y provincia de Buenos Aires. ¿Y el resto? Que se arreglen "los gobernadores del país". Unitarismo rancio.

Desde que se eligió el Jefe de Gobierno de Buenos Aires por el voto popular, ya dos de los primeros tres gobernantes de CABA fueron presidentes de la Nación: Fernando de la Rúa y Mauricio Macri.

Los presidenciables son porteños o bonaerenses. No es su culpa. Todo ello, impulsado por los medios de comunicación que solo se interesan por la agenda informativa de AMBA, pero que tienen alcance masivo en todo el territorio argentino y se hacen llamar medios nacionales. Son medios de alcance nacional, no de agenda periodística nacional. Es parecido pero no es lo mismo. De esto último también son responsables los gobernadores, porque poco hicieron para que los medios locales de cada provincia puedan estar en las grillas de servicios de canales de cable y de televisión digital. Hace tres años, Córdoba pudo tener su primer canal provincial en DirecTV. Fue la señal Telediario Federal de Canal 13 de Río Cuarto. Ahora se sumó Canal 12 de Córdoba. Muy poco.

La gente del interior mira mucha TV porteña, y termina sabiendo más de los semáforos que no funcionan con la onda verde en la avenida Rivadavia, desde Caballito a Floresta, que de lo que sucede con las lomas de burro muy altas que se colocaron en la avenida que está a dos cuadras de su casa. No solo es culpa de Alberto Fernández el unitarismo rancio que vivimos. También es responsabilidad del interior profundo que desespera en la previa de un Boca-River.

En cuanto a lo político, ya no hay gobernadores, dirigente o líderes con proyectos (¿y ambiciones?) nacionales. Al menos en Córdoba, el último fue José Manuel de la Sota, que murió en un accidente cuando intentaba comenzar su proyecto presidencial.

El discurso de Alberto Fernández del miércoles por la noche, fue más separatista que la inquietud de independizarse planteada hace algunas semanas en Mendoza.

Un mundo fragmentado por la globalización. Un país dividido por la grieta y como si eso fuera poco, un federalismo sepultado por el unitarismo rancio de los gobiernos centrales.

Ya no se trata de presupuestos, de coparticipación o de planes de obra pública distribuida en todo el territorio nacional. No. Se trata de que lo único que importa y se prioriza en medio de la cruda pandemia, son los pacientes de la República del AMBA. ¿El resto? Que se arreglen "los gobernadores del país". Además, no es noticia que se muera de Covid un abuelo en un geriátrico de Justiniano Posse. No tiene derecho ni siquiera, a ser título de un noticiero nacional.

Unitarismo rancio. Lo que le faltaba a un país que, como dice el tango, se encuentra "anclao sin gloria y sin fe".

Dejá tu comentario