Destacada Principal | Úrsula | justicia | femicidio

NiUnaMenos: Úrsula y Beatríz habían denunciado a su agresor

"Si un día no vuelvo hagan mierda todo", publicó Úrsula, antes de ser asesinada por su ex novio policía a pesar de haberlo denunciado ante la justicia

El femicidio de Úrsula hizo estallar a la ciudad de Rojas, y amigos y familiares de la joven asesinada salieron a las calles para exigir justicia frente a la comisaría. La respuesta de la policía a la que pertenece el femicida fue con balas de goma y represión.

https://api.scraperapi.com/?api_key=1e0f56943452409b556fd540b2fa059c&premium=true&url=https%3A%2F%2Fpublish.twitter.com%2Foembed%3Furl%3Dhttps%3A%2F%2Ftwitter.com%2FHechosanderecho%2Fstatus%2F1359092136696815618%3Fref_src%3Dtwsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1359092136696815618%7Ctwgr%5E%7Ctwcon%5Es1_&ref_url=http%3A%2F%2Fcosecharoja.org%2Fy-si-un-dia-no-vuelvo-hagan-mierda-todo%2F

Pero como se mencionó, el crimen de Úrsula no es la excepción.

En marzo del 2019 la fiscal Juliana Companys pidió la detención de Ignacio Aldeco por violencia de género contra su pareja Liliana Stefanatto. Pero la jueza Edith Lezama de Pereyra, lo dejó en libertad y el 1 de febrero él la asesinó de un golpe en la cabeza.

Una investigación de la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres, revela que sin marchas de sangre la justicia tarda más y es aún más ineficiente en las sentencias de femicidios.

En marzo del 2019, Aldeco golpeó a Stefanatto, ella lo denunció por lesiones, y la fiscalía pidió que permanezca preso hasta el juicio, pero la jueza lo consideró como inofensivo y ahora ella está muerta, y la justicia demostró, una vez más, como no comprende la raíz de la violencia de género.

Y nuevamente queda expuesta la necesidad de que las capacitaciones en género no sean excepcionales o aisladas, sino que lleguen a todo el poder judicial.

En 2019 Liliana fue golpeada por su pareja. Lo denunció. Pero su agresor entró por una puerta y salió por la otra. Si la justicia hubiera actuado como corresponde, probablemente hoy Liliana estaría viva, y Úrsula también.

Según datos del observatorio de Mumalá en enero del 2021 hubo 1 femicidio cada 27 horas: en el 59% de los casos el agresor era la pareja o ex-pareja de la víctima, en el 25% se había hecho una denuncia previa, el 12% de los femicidas pertenecía a una fuerza de seguridad.

Úrsula sabía que estaba en peligro y lo dijo en las redes, a sus amigos y a la justicia. "La veía venir", avisó y no la escucharon y hoy, al igual que Stefanatto, Úrsula está muerta.

Informe especial de Villa María Ya!

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Ftv%2FCLC7wdTDWRN%2F%3Figshid%3Drzeo1b4nw2vh&access_token=EAAGZAH4sEtVABAItbJUNWtBay8KqTW2As3hZCneHZB406NIr4na2jEJjCvqqiwP8ZC0JMcLFlVgei492VY5pPorjQixMKgxiEBSgZAwsrsnsOyeMCrBVv9P4UfjGHa3H2muafYgdwxWP7sSCIhlGt87h5ZCqKEHcEZD

Dejá tu comentario