Economía | vacas | leche | litros

Villa María: Vacas lecheras aumentan rendimientos un 50%

La zona de confort generada en un tambo del establecimiento Mharnes aumentó casi un 50% el rendimiento de las vacas lecheras

El rendimiento de las vacas mejoró notablemente: pasaron de dar 19 litros diarios de leche a 35 litros en tres años.

El Grupo Don Emilio fue reconocida por el Ministerio de Industria, Comercio y Minería con el Premio Anual al Desarrollo Industrial “Gobernador Dr. Rafael Núñez”.

En el negocio de la lechería, brindar el máximo confort a las vacas es clavepara optimizar la producción y lograr rentabilidad. Así lo entiende el establecimiento lácteo Mharnes, perteneciente al Grupo Don Emilio y con sede en Villa María, que invirtió en tecnología, infraestructura, robótica y equipamiento para que estos animales de granja se sientan cómodos, reduzcan el estrés y mejoren su salud. Los resultados en la producción fueron notorios: en tres años, cada vaca pasó de dar 19 litros diarios de leche a 35 litros.

Con abastecimiento del tambo, la fábrica elabora quesos y dulce de leche marca Duy Amis (“dos amigos” en piemontés) en la localidad de Ana Zumarán. Estos productos se comercializan en Villa María y alrededores, Córdoba capital y Tucumán.

La incorporación de tecnología de avanzada a los procesos productivos convirtió al tambo en modelo y mereció el reconocimiento del Ministerio de Industria, Comercio y Minería de Córdoba. En el acto del Día de la Industria, Don Emilio SRL obtuvo el Premio Anual al Desarrollo Industrial “Gobernador Dr. Rafael Núñez”.

Para dar comodidad a las vacas, reducir su estrés y sofocar las altas temperaturas, la empresa construyó un galpón exclusivo. Allí hizo una gigantesca cama de compost (a base de heces, orina animal y cáscara de maní compostados) para que descansen plácidamente. Dentro del galpón, un robot acerca el alimento que las vacas comen y suelen desparramar, para que no se desperdicie; otros robots las ordeñan.

En otro galpón, un robot dosifica la comida de los terneros según sus necesidades. Llama la atención el sector donde hacen cola para alimentarse a través de un dispenser automático de leche. Además, hay lámparas infrarrojas que los mantienen con una óptima temperatura corporal.

Los bovinos hasta tienen un lugar para higienizarse y acicalarse con cepillos que se activan con sólo tocarlos. También funcionan ventiladores y sistemas de rocío de agua fría para aminorar el calor que sufren en el verano. Y se dispusieron lonas que los protegen de los vientos.

La salud de las vacas es controlada periódicamente. Collares informatizados colocados en su cuello generan reportes para prevenir problemas.

En tres años de esfuerzos, la empresa invirtió más de 2,6 millones de dólares en infraestructura y equipamiento (estabulado, galpones, tratamiento de efluentes, collares inteligentes, máquinas) y 937 mil dólares en seis robots para uso en el tambo, ubicado en las afueras de Villa María.

Con los robots para ordeñe, la producción trepó considerablemente. En la actualidad, el promedio diario es de 25 mil litros de leche. También se incrementó la proteína y la grasa de la leche producida.

Dejá tu comentario