Destacada Principal | víctima | Justicia | abuso sexual

Pide justicia a dos años de denunciar ser víctima de abuso

Una joven de nuestra ciudad contó su historia de abuso y pide justicia. "Ellos hacen su vida como si no hubieran hecho nada", criticó.

Una noche de principios de noviembre del 2020 tres amigas se encontraban tomando una cerveza en la costanera de nuestra ciudad, cerca de la bajada Entre Ríos. Después de pasar un buen rato se fueron caminando hasta el Anfiteatro, en la parte de atrás, del estacionamiento. Se acercó un auto y les empezó a tocar bocina. Les gritaron algo. Ellas se acercaron y "parecían buena onda". Pero la noche no fue como esperaron.

Este relato lo cuenta una joven de 21 años de nuestra ciudad, quien le pidió a Villa María Ya! la reserva de su identidad, por miedo, y porque todavía está esperando justicia a dos años de lo que pasó.

En su relató, la joven contó como al principio había "buena onda" con los chicos, pero cuando ellos quisieron que fueran a otro lado, todos juntos, ellas se arrepintieron. "No nos parecía un buen plan. Nos arrepentimos. Ellos nos habían pedido intercambiar números y le habíamos dado el mío. Cuando nos retractamos ellos insistieron, que era sólo para tomar algo. Accedimos y subimos", narró.

Las chicas entraron al vehículo. Dos de los varones estaban callados. Los otros dos agitaban para hacer algo más. "Nos llevaron a la casa de uno, en 12 de Octubre y Salomón Gornitz, que dejaban el auto ahí y buscaban plata para comprar. Pero no pasó nada de eso".

DENUNCIA ABUSO DOS AÑOS SIN JUSTICIA.jpg

"En un momento decidimos ir a comprar y nos separamos. Yo me quedé con dos chicos, que parecían los más piolas. Todo el tiempo queríamos irnos y les aclaramos que sólo íbamos a tomar algo. Pero me quedé sola con ellos, con Juan Burriel y Manuel López. Me dijeron que tengamos algo los tres ahí. Insistieron. Les dije que no, muchas veces. Se acercaron, empezaron a tocarme. Yo quería irme con mis amigas. No sabía que hacer. Ellos me dijeron que sus otros amigos querían estar con mis amigas, que nos quedemos un rato ahí para no cortar eso. Les dije que no. Me pidieron un beso. Le di un beso a uno de los dos porque me dijo que con eso nos volvíamos. Pero no", continuó.

Y la situación se puso mucho peor: "Uno de los chicos se bajó el pantalón y sacó su miembro. Y me agarraba la cabeza con fuerza para que le haga sexo oral. El otro quería que lo tocara también y me empezó a manosear por todos lados. Yo no podía salir de ahí. De pronto, uno de los amigos los llama por teléfono porque mis amigas estaban preocupadas entonces querían saber dónde estábamos. Fue ahí que se distrajeron y pude mandar un mensaje a mi amiga y le dije que venga al auto, que no podía salir".

"Llegan al auto y ahí salgo. Ellos me empezaron a decir que no hicieron nada que yo no quisiera. Que yo estaba ahí porque quería, que no me obligaron a nada. Nos dimos cuenta que nos habían dado nombres falsos y al momento en el que pasó esto eran menores, tenían 17 años. Nos fuimos. No quería volver a mi casa porque me sentía mal, sucia, tenía miedo".

"Recién al otro día le conté a mi hermana y ella a mi hermano, y luego le contamos a mi mamá. Como teníamos el número de uno mi hermano los llamó. Ellos quisieron disculparse, pero porque tenían miedo que los denuncie. Unos días después los denuncié.

Pero las cosas no fueron mejor en la policía. Llegó a la Unidad Judicial por el Polo de la Mujer. Pero la policía le decía todo el tiempo que porqué no gritó, porqué se subió al auto, porqué andaba a esa hora por ahí. La juzgaron en vez de contenerla.

La causa siguió. Pero la vida de la joven no fue la misma. Tiene pesadillas, muchas veces le cuesta dormir. Va al psicólogo desde hace años. Pero ellos siguieron su vida. Además, el entorno de los jóvenes hace que la vida de ella no sea fácil.

Por un lado Manuel López se fue a jugar a Lanús, en Buenos Aires, luego de pasar por Alumni de nuestra ciudad. "A Burriel no me lo cruzo nunca pero a su hermano sí. Y los amigos de él me acosan. Cuando los encuentro en algún boliche se acercan a pedirle fuego a mis amigas, le gritan al hermano de Burriel cosas sobre mí, se ríen":

"Siento mucha bronca, mucha rabia. Yo pensaba al principio que era una tontería lo que me había pasado pero todavía me cuesta superarlo, fue muy feo. Yo quiero justicia. Ellos están haciendo su vida como si no hubieran hecho nada".

Dejá tu comentario