Villa María votó: Sienten olor a traición en el ex Palace Hotel

27 junio 2019

Villa María votó: Sienten olor a traición en el ex Palace Hotel

El aliento a traición se siente en las oficinas del ex Palace Hotel tras los comicios del último domingo donde Martín Gill ganó amplia y cómodamente. Logró la reelección. Fue tan contundente el resultado que tapó todo tipo de tretas en la interna peronista.

“Y a mí, ¿porqué me miran?”, se preguntará Eduardo Accastello, legislador electo y, en la interna peronista, en la vereda del frente de la que transita Gill, Nora Bedano.

Un par de horas antes, el último viernes, y como anfitrión, el legislador departamental, José Escamilla, en el marco de una cena de amigos de la política, todos peronistas, en el club Agrario (Salta al 1300), habría vaticinado el triunfo del candidato a Vamos por Villa María, Juan Carlos Zazzetti. Trascendió que, en la oportunidad,  tanto el, como otros comensales presentes (todos dirigentes del entorno de Accastello), en el marco de una catarsis a viva voz, tinto de por medio, habría anticipado su voto para el galeno, sin antes no dejar de cuestionar a Gill. Lo mismo habrían hecho otros que participaron de la convocatoria gastronómica. Entre estos dirigentes sindicales, ex concejales.

Al día siguiente (faltaban horas para los comicios del domingo) a distintas familias humildes el sector liderado por Accastello-Escamilla,  habría distribuido bolsones de alimentos. Dicen que su interior estaban votos de Juan Carlos Zazzetti. Lo reveló uno de los militantes que tuvo la tarea de entregarlos casa por casa.

Fotos de esos bolsones,  como también grabaciones de llamadas telefónicas, están en el despacho de Martín Gill quien sobre el particular no abrió la boca y, ordenó a los pocos colaboradores que lo saben, a imitarlo. Eso si. No hay dudas que llegado el momento le devolverá la gentileza.

Gill, cuando Acastello, el domingo por la noche, lo abrazó en el festejo por el triunfo, en el salón de Buenos Aires y Pasteur, ya conocía la patraña de la que había sido objeto. El saludo entre ambos, como también con Escamilla, fue más que frío. Todo un mensaje para quienes le pusieron, en términos políticos, una daga por la espalda. La grieta está más abierta que nunca.

27 junio 2019