Destacada Principal | villamarienses | testigos | allanamientos

28 villamarienses "secuestrados" para ser usados de testigos

El viernes por la madrugada, 28 villamarienses fueron levantados en la calle por la PSA para ser usados como testigos en 14 allanamientos en Monte Buey y Posse.

El viernes por la madrugada, entre las 2 y 6 horas de la mañana aproximadamente, 28 villamarienses fueron recolectados en la calle por dos combis de la PSA (Policía de Seguridad Aeroportuaria) y fueron trasladados hasta Monte Buey y Justiniano Posse para ser testigos de 14 allanamientos.

Algunos de los improvisados testigos se encontraban celebrando un cumpleaños; otros, se encontraban camino a sus trabajos. En todos los casos, ninguno de estos supo a donde se dirigían hasta que llegaron a las localidades de destino.

"Nos dijeron que era para un procedimiento, y pensamos que sería como mucho dos horas por algo en Villa María", dijo uno de los levantados. "Pasaron las horas, fuimos hasta el aeropuerto de Villa María, después agarraron la ruta y seguían sin decirnos a donde íbamos", relató.

Solo luego de varios kilómetros, los agentes de la PSA le revelaron a sus "invitados" que se dirigían a unos allanamientos en Monte Buey. "Pasamos Bell Ville y no doblaron a Monte Buey, después pasaron Marcos Juárez y seguían derecho para Rosario. Pensamos que íbamos a allanar a los Monos y ya estábamos pidiendo chalecos anti balas", dijo preocupado uno de los jóvenes.

Para la tranquilidad de todos, se trató de un error de logística de los policías por falta de conocimiento del mapa cordobés. Aproximadamente a las 8 de la mañana, el grueso del convoy policial entró a Monte Buey, mientras que otros se dirigieron a Justiniano Posse.

Allí comenzó una serie de allanamientos (14 en total en ambas localidades), donde fueron utilizados dos testigos por casa allanada. Hubo detenciones, secuestro de cocaína, marihuana y dinero. Todo esto fue parte de un mega operativo que involucró otros allanamientos en Córdoba y en Villa María.

Sin embargo, para los villamarienses, la jornada resultó un dolor de cabeza. "No nos dieron ni un vaso de agua en 14 horas", dijo uno. "Solamente, medio al final, apareció un policía que se apiadó y nos dio unas masitas saladas. Estábamos al borde del desmayo", agregó.

Nos trajeron engañados. Incluso nos pedían que digamos todos nuestros datos en voz alta frente a la persona detenida. Una vergüenza todo Nos trajeron engañados. Incluso nos pedían que digamos todos nuestros datos en voz alta frente a la persona detenida. Una vergüenza todo

Si bien hubo dos paradas en estaciones de servicio, toda comida y bebida comprada fue pagada por el bolsillo de los testigos secuestrados. Las combis volvieron a Villa María a las 17 horas del viernes, por lo que algunos estuvieron hasta 15 horas siendo parte de un operativo del que no sabían nada hasta que se encontraron en Monte Buey o Posse junto a una persona esposada. Desde la Departamental, tampoco se enteraron de nada de lo ocurrido.

Dejá tu comentario